7/16/2018

AMLO reducirá su salario a la mitad; pide al ejecutivo, legislativo y judicial hagan lo mismo: nadie ganará más que él


Pedro Echeverría V.

1. Los jueces de la Suprema Corte que cada mes cobran 651 mil pesos; los funcionarios electorales que obtienen alrededor de 500 mil mensuales, y los expresidentes que cada 30 días reciben alrededor de 300 mil pesos, todos ellos con servicios médicos especiales, celulares, automóviles, chores,  ayudantes, incluso a los expresidentes, militares guardaespaldas a su servicio, pusieron el grito al suelo cuando López Obrador –el presidente abrumadoramente electo- anunció que no dará ni un paso atrás, que cumplirá con el mandato de la población y que consiste rebajarse el sueldo de presidente a la mitad y no permitir que nadie cobre más que él. Este mandato –con el que el pueblo se ha puesto muy contento por su importancia para el combate contra la corrupción- ha sido aprobado por todos los gobernadores convocados por López Obrador.

2. Debería ser obligatoria esta medida en todos los personajes del país que ganan más de 100 mil pesos al mes, pero también para los cinco mil grandes empresarios que obtienen (no 100 mil) sino 100 millones cada mes y que además, muchas veces, no pagan sus impuestos. Si López Obrador sigue firme por este camino cumpliendo con lo que ha prometido como es que ningún joven sea rechazado en las universidades, que ningún niño llegue a la escuela sin haber desayunado, que todos los profesores cesados regresen a sus plazas, que los padres de familia y los profesores intervengan en unidad, que se atienda el desempleo y la migración; obviamente debe salirse a la calle a apoyar para que obtenga más fuerza para los cambios; pero si por el contrario, comienza a hacer concesiones a los empresarios y al imperio, debemos salir a la calle para repudiarlo.

3.  Desde que Krauze dio la idea, la derecha política no ha dejado de hablar de los “contrapesos en  las cámaras para evitar la dictadura de AMLO”; por ello –junto con muchos empresarios- buscará unir al PRI, PAN, PRD, toda la oposición derechista y oportunista, para usar cualquier error de gobierno buscando  agitar en los medios de información. La izquierda, por el contrario: además de su posición crítica frente al poder, que debe ser una constante, buscando acelerar los servicios al pueblo, a los sectores miserables, deberíamos salir a la calle, ir a las fábricas y demás centros de trabajo, para denunciar el capitalismo y la funesta labor de los sectores que durante muchas décadas han explotado y esquilmado a la población. Espero, si no participamos, que no estemos lloriqueando porque AMLO tuvo que entregarse a la burguesía.

4. Todos los gobiernos tienen por lo general dos alas críticas o de oposición: la derecha que busca que los gobiernos no lesionen (o sólo sirvan) a  los intereses empresariales, al capitalismo y la explotación; y, por otro lado, la izquierda que busca la mayor igualdad posible presionando al gobierno para que sirva a los sectores mayoritarios que siempre son los trabajadores. La peor crítica de la izquierda contra López Obrador es que para asegurar su triunfo electoral tuvo que hacer alianzas con personajes derechistas y que algunos de ellos ocuparán altos mandatos. Allí tenemos la obligación de ejercer la más profunda vigilancia posible. Lo más condenable es que sectores de la izquierda cómodamente manden al carajo al gobierno de AMLO y no hagan nada para aprovechar las mil un coyunturas que se presentan para hacer avanzar en serio. (15/VII/18)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

alterar26@gmail.com

Obrador: Innecesarios descuidos

Utopía

Eduardo Ibarra Aguirre

Las primeras dos semanas laborales de Andrés Manuel López Obrador posteriores a la extraordinaria victoria como candidato a la Presidencia de la República, aunque ya surgieron los que pretenden adornarse al presumir que lo previeron, son impecables, como bien enunció en televisión uno de sus más persistentes y agudos críticos, sólo que ahora más equilibrado por desgracia o por la pauta publicitaria.

La “visita de cortesía” de cuatro de los pesos pesados del gobierno de Donald Trump es el más reciente capítulo de los varios que no enlisto porque no es el propósito de esta nota, pero es ineludible mencionar el encuentro con Enrique Peña Nieto y los posteriores pronunciamientos de colaboración y respeto del presidente en funciones, así como el desayuno y deliberación con el Consejo Mexicano de Negocios, los 50 dueños de México, camuflados como Consejo Coordinador Empresarial, su base social de operaciones político-empresariales, y otras reuniones posteriores.

La materia es ponderar los excesos innecesarios cometidos por el virtual presidente electo con una votación sin precedente en términos absolutos y relativos porque antes de 1982 se contaban al gusto del candidato presidencial del Partido Revolucionario y por el simple hecho de serlo, sabíamos que sería “el jefe de las instituciones nacionales”, como le llamaban los columnistas del tipo de Francisco Cárdenas Cruz.

Justo porque es sin precedente el triunfo de Obrador, surgió, permanece y amplía la preocupación legítima por los contrapesos que tendrá como presidente porque dispondrá de mayoría absoluta en el Legislativo, incluso calificada para reformar la Constitución, previos acuerdos sencillos de armar con grupos parlamentarios de partidos ajenos a la coalición Juntos Haremos Historia. Además de que la “cargada” con el virtual presidente electo está a la orden del día y adquirió formas grotescas con la plutocracia y ahora en la Conferencia Nacional de Gobernadores.

Legítima o interesada la preocupación poco importa, el hecho es que las formas de operación política adquieren importancia y no basta con recitar el lugar común que se le atribuye al liberal y autoritario de Jesús Reyes Heroles, “en política la forma es fondo”.

Lo cierto es que no existió ninguna necesidad para designar a Ricardo Monreal como coordinador de la bancada de Morena en el Senado sin que todavía sea instalada la nueva legislatura, sesione y asuma el tema, con todo y que López Obrador aclaró que sólo es una propuesta y los senadores del Movimiento Regeneración Nacional la valorarán y decidirán en libertad.

Y menos aún proponer públicamente al sacerdote Alejandro Solalinde para encabezar la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, cuando formalmente es un órgano autónomo respecto de los tres poderes de la Unión, amén de que el sacerdocio o los pastores de cualesquiera religiones no son compatibles con encabezar órganos del Estado y menos cuando éste y las iglesias están separadas por la laicidad. Al parecer ni siquiera se consultó a Solalinde Guerra previamente y el historiador y psicólogo se dio margen para hacer una contrapropuesta.

Naturalmente que cada titular del Ejecutivo federal, o en vías de serlo, tiene su estilo personal de gobernar, como lo llamaba don Daniel Cosío Villegas, pero los ejemplos mencionados, entre otros, revelan desaseos innecesarios en las formas de hacer política, máxime que en el centro de la atención de la opinión pública y publicada permanece el quehacer político y hasta el privado de López Obrador.

Acuse de recibo

Luis Perelman, coordinador del DMSS e integrante del Consejo Consultivo de la  AMSS, invita “a celebrar el Día Mundial de la Salud Sexual este 4 de septiembre. Este año nos enfocamos en la importancia… y más que eso… de lo fundamentales que son la salud sexual y los derechos sexuales para el bienestar, y justamente ésta es la razón de ser de las y los sexólogos y las instituciones en que participamos, por ello seleccionamos este eslogan para celebrar los 40 años de la constitución de la Asociación Mundial para la Salud Sexual que federa asociaciones alrededor del mundo. También es un paso hacia el próximo 24 Congreso Mundial para la Salud Sexual el año próximo en la Ciudad de México www.was2019.org”. Para leer en Forum: La falsa filantropía de Ricardo Salinas Pliego (Carmen García Bermejo); En 12 años: 329,917 desplazados por la violencia (CIMAC Noticias); Construir una propuesta alternativa de desarrollo (Pablo Cabañas Díaz); Momento clave para el desarrollo económico: Andrés Blancas Neria (Genaro Rodríguez Navarrete); Michael Lowy: Anticapitalismo, ecosocialismo y movimientos (Marco Álvarez); Opresión y dependencia (Guillermo Buendía); Redescubrimiento de Karl Marx (Jorge Molina y Patricio Mery); Tranques y gatilleros intelectuales (Miguel Ángel Ferrer); G-7: Una muerte que celebrar (Immanuel Wallerstein); Con Trump nos esperan tiempos dramáticos (Leonardo Boff); dos enlaces:

http://forumenlinea.com/nuevo/    https://www.facebook.com/forumenlinea    @IbarraAguirreEd    forum@forumenlinea.com

AMLO y el poder real



Carlos Fazio /II


Hacia las 23 horas del primero de julio, poco después de que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fuera declarado virtual presidente electo por la autoridad electoral, el magnate Claudio X. González Laporte, fundador, ideólogo y ex presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (hoy Consejo Mexicano de Negocios, CMN) y presidente honorario de Kimberly Clark México, tras sostener una reunión con miembros del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en el Club de Industriales, declaró a los medios que el líder del Morena tenía el mandato para serenar al país. La conciliación, dijo, será el reto para el nuevo gobierno.


Tras la arrasadora victoria popular en las urnas; erosionados el consenso ideológico y la hegemonía política del bloque en el poder sobre las mayorías, y como parte de una blitzkrieg (guerra relámpago) de control de daños, González Laporte se ponía a la cabeza del contrataque plutocrático para intentar modificar la nueva correlación de fuerzas emergente, concentrada en Andrés Manuel López Obrador, como aglutinador del tan temido populacho; de las masas históricamente despreciadas y ninguneadas por las élites racistas.

Como diría Noam Chomsky, de lo que se trata es de mantener a la chusma a raya. Por eso, bajo la bandera de la conciliación de clases y el mandamiento de serenar al país (ergo a los nacos, los prole, los chairos) para que los mercados y las inversiones de la clase capitalista trasnacional reaccionen bien, el esfuerzo de los poderes fácticos por arrastrar a AMLO hacia la derecha del espectro político y forzar un cam­bio de agenda, de ruta y de mandato se reanudaría tres días después en un hotel de Polanco, en el contexto de una reunión de López Obrador con el Consejo Coordinador Empresarial.

Al término del acto, y tras recorrer el salón y saludar de mano a un centenar de grandes capitalistas −la mayoría de los cuales lo habían combatido, denostado y estigmatizado entre 2003 y 2018−, el abrazo del oso de Claudio X. González a un tieso López Obrador tuvo como objetivo fabricar una nueva imagen del poder; manufacturar un nuevo consentimiento por la vía de fijar en el imaginario colectivo la confianza (re)nacida en las alturas; una (re)conciliación prodigiosa con tufo a la Rerum novarum.

La confección de una nueva narrativa y nomenclatura de conceptos orwellianos funcionales a los intereses de la plutocracia, tendente a ocultar y/o maquillar la conflictividad social y la lucha de clases de los de arriba contra los de abajo, y cuyo objetivo es impedir la promesa de AMLO de separar el poder económico de los megacapitales privados del poder político, limar las aristas más redistributivas de su programa y reciclar el capitalismo de cuates.

El futuro jefe de la oficina presidencial, Alfonso Romo, el converso ex comparsa del capo de la mafia del poder(Carlos Salinas de Gortari), cercano al Opus Dei y los Legionarios de Cristo; ex socio de Carlos Slim y Pedro Aspe, con quien fundó Vector y también cabeza del Grupo Plenus, reforzó la idea sobre una luna de miel entre López Obrador y los amos de México.

Como por arte de magia, cuatro días después de la elección los melosos ­vínculos entre los traficantes de influencias y beneficiarios de la corrupción que no quieren perder el privilegio de mandar (AMLO dixit), con el populista que encarnaba un peligro para México, una dictadura castro-chavista a la mexicana y la restauración de un presidencialismo autoritario, hegemónico, de nuevo tipo, se había trasmutado en respeto, optimismo, certidumbre, confianza mutua, colaboración, unidad patriótica.

Luego vendría la puesta en escena del videomensaje Yo creo en México, estelarizado por un grupo de 10 magnates: Blanca Treviño (Softtek), Mariasun Aramburuzabala (Tresalia), Daniel Servitje (Bimbo), Antonio del Valle (Grupo Kaluz), Carlos Danel (Gentera), José Antonio Fernández (Femsa), Claudio X. González y su hijo homónimo (de Mexicanos Primero), Eduardo Tricio (Lala) y Alejandro Ramírez (Cinépolis y actual presidente del CMN), con negocios cuyas ventas equivalen a 4.4 por ciento del producto interno bruto, quienes desde el Ministerio de la Verdad formado por la televisión y las redes de Internet, emulando al personaje Winston Smith de la novela 1984,felicitaron a AMLO y le ofrecieron su respaldo y compromiso empresarial para un trabajo conjunto.

La fantasía distópica de George Orwell hecha realidad en México 2018; la emergencia de una neolengua manipuladora (guerra es paz, libertad es esclavitud) que convierte al enemigo de ayer en el aliado de hoy.

La cargada de los robber barons ­(capitalistas ladrones y sin escrúpulos) seguiría con sendos mensajes de apoyo a AMLO del impune ecocida Germán Larrea (Grupo México), Alberto Baillères (Grupo Bal) y otros magnates. Y aunque no existen datos que apunten hacia una crisis orgánica del sistema, el impúdico travestismo de la clase capitalista trasnacional local exhibe una inestabilidad hegemónica en el seno del bloque en el poder y la ero­sión del consentimiento de unas masas desesperadas y enojadas que votaron cambio.

La honrosa medianía



John M. Ackerman


“Los funcionarios públicos… no pueden improvisar fortunas ni entregarse al ocio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, resignándose a vivir en la honrosa medianía que proporciona la retribución que la ley haya señalado”, expresó Benito Juárez al abrir, como gobernador, el primer periodo de sesiones de la X Legislatura del estado de Oaxaca, el 2 de julio de 1852.


Este principio de la honrosa medianía fue incorporado desde 2009 en el artículo 127 de nuestra Constitución. Ahí se señala, por un lado, que todos los bonos, estímulos y compensaciones recibidos por los servidores públicos deben considerarse como parte de su remuneración y, por otro lado, que “ningún servidor público podrá recibir remuneración… mayor a la establecida para el presidente de la República en el presupuesto correspondiente”.

No hay lugar a duda o confusión alguna al respecto. Si Andrés Manuel López Obrador reduce su salario a la mitad y se deshace de todos sus bonos y compensaciones, absolutamente todos los otros servidores públicos en el país, incluyendo el Poder Judicial, el Congreso de la Unión, los órganos autónomos, y también en todas las entidades federativas y los municipios del país, tendrían que ajustar sus salarios de manera ­correspondiente.

Nadie, absolutamente ningún servidor público, puede ganar más que el Presidente. Es un mandato constitucional.

Sí, yo con mucho gusto doy la mitad de mi salario, entonces luego a robar, ¿o qué?, respondió el año pasado el senador Javier Lozano a la propuesta de López Obrador de reducir a la mitad los salarios de los altos funcionarios públicos. Las remuneraciones dignas son condiciones necesarias para un servicio público indispensable, sostuvo la semana pasada el presidente de la Suprema Corte de ­Justicia de la Nación, Luis María Aguilar, en aparente réplica a la ratificación de parte del ganador de las elecciones del primero de julio de su propuesta.

Lozano y Aguilar tienen razón, en parte. Quien trabaje en el gobierno o sirva al Estado mexicano merece, sin duda, contar con un salario digno que le permita contar con las condiciones básicas de comodidad y seguridad necesarias pa­ra poder desempeñar con profesionalismo y rectitud su encargo público. De lo contrario, se merma el desempeño de los servidores públicos y se genera un caldo de cultivo para la corrupción, el conflicto de interés y la extorsión.

Ello aplica no solamente para los secretarios de Estado y los ministros de la Corte, sino también para los policías, los maestros, los bomberos, los médicos, los agentes del Ministerio Público y absolutamente todos los empleados públicos.

Así que la pregunta clave no es si los servidores públicos merecen una remuneración digna, sino cuál sería el monto del piso mínimo necesario y cómo justificar las discrepancias entre los diferentes cargos. Resulta evidente, por ejemplo, que ni los 100 mil pesos anuales que gana un maestro de primaria, ni los más de 4 millones de pesos anuales que reciben los ministros constituyen ejemplos a seguir.

Para poder cumplir plenamente con su alta responsabilidad social de educar y formar a las nuevas generaciones, los dignos maestros del país deberían recibir por lo menos el doble de lo que actualmente ingresan. Y una reducción de 50 por ciento en los salarios de los ministros difícilmente mermaría sus condiciones de sobrevivencia, más allá de quizás tener que remplazar vinos franceses por cervezas mexicanas y camionetas alemanas por autos compactos hechos en Japón.

Ahora bien, es cierto que el artículo 94 de la Constitución también señala claramente que la remuneración de los jueces, los magistrados y los ministros federales no podrá ser disminuida durante su encargo. Esta importante disposición tiene el objetivo de evitar la intervención indebida de otros poderes en la independencia del Poder Judicial por medio de chantajes con respecto a sus salarios.

Sin embargo, la disposición del ar­tículo 127 tiene el mismo rango que el del artículo 94. Además, el hecho de que la disposición sobre salarios máximos se aplica de manera general, para todos los poderes, niveles y organismos públicos de la Federación, dificulta su eventual interpretación como una afectación específica a la autonomía del Poder ­Judicial.

De hecho, permitir la inaplicación del artículo 127 solamente para el Poder Judicial generaría un terrible precedente, ya que rompería de tajo con el principio de supremacía constitucional. Ello colocaría a los jueces fuera del marco jurídico nacional y podría abrir la puerta para todo tipo de abusos futuros, aún peores a los que ya estamos acostumbrados.

En lugar de buscar pretextos para generar conflictos estériles entre los diferentes poderes de la nación, la mejor salida sería que absolutamente todos y todas asumamos nuestra responsabilidad y nos sumemos al esfuerzo colectivo de construir una nueva República basada en los principios de la austeridad republicana y la justicia social.

johnackerman.blogspot.com

Twitter: @JohnMAckerman

El asbesto continúa su nocivo reinado en México





Iván Restrepo


En febrero pasado, y gracias a la presión ciudadana, fueron retirados del servicio tres de los 36 vagones del Metro de Buenos Aires adquiridos en 2011 en Madrid, España. La causa: ciertas partes de ellos contenían asbesto, material prohibido en muchos países por ser carcinógeno. El gobierno de Buenos Aires aseguró que la cantidad de asbesto no constituía ningún peligro por estar en un lugar al cual no tienen acceso los pasajeros.

Nadie creyó tal explicación y un mes después, el sindicato del Metro paralizó cuatro horas todo el servicio para exigir que el gobierno hiciera las pruebas sanitarias requeridas para saber el grado de peligro al que están expuestos empleados y usuarios, y conocer el estado de salud de quienes han tenido contacto con el asbesto. Además, investigar si el gobierno de Madrid sabía que los vagones que vendió al de la capital argentina tenían partes con dicho mineral. Son unidades fabricadas hace 40 años y se compraron cuando Mauricio Macri era alcalde de Buenos Aires. Hoy es el presidente de Argentina.

Los trabajadores del Metro bonaerense se enteraron de la existencia y peligrosidad del asbesto por las protestas de sus colegas madrileños que lo descubrieron en el Metro local. Los directivos de la empresa fabricante sabían desde 2003 de su presencia en instalaciones y trenes, pero ocultaron el hecho. Por lo menos cinco trabajadores tienen problemas de salud por su contacto con fibras de asbesto. La empresa vendedora y la compradora dijeron que no había peligro para quienes laboran en ambos medios de transporte. Sin embargo, en el de Madrid ahora retiran las partes que lo contienen.

En México el asbesto está en muchos lugares y hasta se importa desde Canadá. En La Jornada Ecológica publicada en enero de 2013, se denunció el problema. Con datos muy precisos, varios especialistas (Eduardo Robles Pérez, Cuauhtémoc Arturo Juárez-Pérez, Isabel Alvarado Cabrero, Flavio Gerardo Rico Méndez, Guadalupe Aguilar Madrid, Fabiola Nieto Hernández y Kelly García Javier) documentaron los daños que ocasiona en la salud de los trabajadores expuestos. La doctora Aguilar Madrid, responsable de la Unidad de Investigación de Salud en el Trabajo en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), destacó la gravedad del asunto y cómo las estadísticas fallaban al subestimar el número de afectados. También cómo los daños en la salud de una persona pueden tardar años en manifestarse y no hay seguimiento epidemiológico de ellas. Denunció que en el país el asbesto se utiliza, entre otras cosas, para elaborar pastas de embragues, frenos, balatas, ductos de aguas negras, como impermeabilizante en láminas para techos y en la elaboración de cemento asbesto.

A principios del siglo, más de mil 800 negocios ubicados en Ciudad de México y su zona conurbada lo utilizaban en sus procesos productivos. Y en julio de 2013 se descubrió que más de 800 toneladas de ese material, importadas de Rusia por la empresa Mexalit, llevaban ocho meses al aire libre en la Central de Abastos de Veracruz. Como respuesta, las instancias oficiales (secretarías de Salud y Medio Ambiente, por ejemplo) negaron que ese tonelaje fuera un peligro. Finalmente, con resguardo de la Policía Federal, el asbesto fue trasladado a Tizayuca, Hidalgo. Aunque las autoridades dijeron que iban a vigilar la salud de los trabajadores que estuvieron expuestos a dicho cargamento, nunca lo hicieron.

Ese mismo año, en la Cámara de Diputados se pidió al presidente Enrique Peña Nieto prohibir la importación y uso del asbesto. Nada pasó: sigue utilizándose en diversas actividades económicas y miles de trabajadores y personas se hallan expuestas a tan nocivo material.

Y para documentar nuestro pesimismo, Mikel Arriola presumió en la pasada contienda electoral ser un defensor de la familia. Fue de 2011 a 2016, comisionado federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud (Cofepris), instancia responsable de evitar los daños por el asbesto. Luego estuvo como director del IMSS, donde no hay seguimiento epidemiológico de las personas potencialmente afectadas por dicho material.

¿Y el derecho constitucional a la salud?

7/15/2018

En Zacatecas, conflictos por minería


Enfrenta a pobladores y consorcios: estudio

Contrasta la miseria de comunidades con la riqueza de empresas, dicen

▲ En imagen de archivo, trabajadores de la mina de oro a cielo abierto Peñasquito, en Zacatecas, salen de su turno laboral.

En la mayor parte del territorio concesionado por el gobierno federal para actividades extractivas –equivalente a un millón 803 mil hectáreas– hay conflictos sociales entre las mineras nacionales y extranjeras con los habitantes de las comunidades rurales, señalaron el Observatorio de Conflictos Mineros de Zacatecas y la Red Mexicana de Afectados por la Minería.

Ambas dieron a conocer un estudio en el que contrastaron el volumen de la riqueza que producen las mineras en la entidad, frente a la miseria que persiste en decenas de comunidades rurales, que tenían la esperanza de acceder al progreso y desarrollo cuando se instalaron en sus tierras los emporios mineros.

Dijeron que en Mazapil se asienta la mina de oro a cielo abierto Peñasquito, de la canadiense Goldcorp; y Minera Tayahua de Grupo Frisco, propiedad de Carlos Slim Helú, donde el año pasado se produjeron unas 900 mil onzas anuales, equivalentes a mil 80 millones de dólares.

Sin embargo, Mazapil es el cuarto ayuntamiento de Zacatecas con más pobreza extrema. Hay más territorios que padecen despojo: Concepción del Oro y Chalchihuites, La Colorada, San José de Buenavista, Ojocaliente, Luis Moya y Noria de Ángeles, advirtieron.

También enfrentan conflictos con empresas mineras Melchor Ocampo, El Salvador, Vetagrande, Sombrerete, Fresnillo, y el municipio de la capital de Zacatecas, éste último registra 80 por ciento del total de su territorio concesionado.

Precisaron que en esta entidad, en dos décadas, el gobierno federal otorgó 2 mil 296 títulos de concesiones mineras, territorios que las compañías de esos permisos mantienen como áreas prospectivas y de reserva donde realizan actividades de exploración y explotación.

Indicaron que en el estado hay 206 proyectos de exploración de los que 145 son de capital mexicano, entre ellos 34 de Grupo Peñoles y Fresnillo PLC, ambas filiales del empresario Alberto Bailleres; 12 de Grupo Frisco, propiedad de Carlos Slim Helú, y 11 de Grupo México, de Germán Larrea Mota Velazco.

Informaron que 42 proyectos son de empresas canadienses, entre ellos, ocho de Pan American Silver; cuatro de Teck Cominco, tres de Mag Silver Corp, dos de Goldcorp, y dos de First Majestic.

Diez proyectos más corresponden a capital estadounidense, todas de la Golden Minerals Company y seis a compañías británicas, entre ellos dos de Río Tinto y dos de Arian Silver Corporation. Quince minas operan a cielo abierto, y tres están por iniciar operaciones bajo el mismo método. De todas resalta Peñasquito de la canadiense Goldcorp, que en Mazapil explota la mina de oro más grande de México, y es una de las tres más grandes productoras de plata del país, junto con Saucito y Fresnillo PLC, de Bailleres.

Por el volumen de producción minera, el Inegi reportó que Zacatecas es primer lugar nacional en producción de plata, plomo y zinc; el segundo en cobre, y el tercero en oro. Las mineras y el gobierno no informan que Zacatecas ocupa los primeros lugares en uso de químicos para los procesos de extracción que contaminan suelos, aire y las cuencas hidrológicas, puntualizaron en el estudio.

Foto Alfredo Valadez
Alfredo Valadez Rodríguez
Corresponsal,
Periódico La Jornada
Domingo 15 de julio de 2018, p. 23

Zacatecas, Zac.

Accede el Papa a participar en consultas para la reconciliación

La transición


El papa Francisco aceptó participar –de manera virtual– en los foros de reconciliación y pacificación propuestos por el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, que se efectuarán del 7 de agosto al 24 de octubre.

En conferencia de prensa, el futuro mandatario resaltó el interés del Vaticano por ayudar en el proceso, y aclaró que la invitación también está dirigida a otros líderes religiosos, sociales, organismos de derechos humanos e integrantes de las Naciones Unidas.

Comentó que tras las consultas, "con todos los planteamientos que se hagan de manera libre, se elaborará el plan para la seguridad pública y para la reconciliación y la paz en el país".

Al señalar que durante las reuniones del próximo gabinete, que continuarán este domingo, mencionó que le entregaron la convocatoria para los foros, con carácter internacional, que iniciarán en Ciudad Juárez, y concluirán en Ciudad de México.

En ese momento una joven, desde la reja de la casona donde López Obrador tiene sus oficinas, le clamó llorando por ayuda, para la localización de su hermano y un amigo, secuestrados en Ciudad Altamirano, Guerrero, en 2012.

"Licenciado, mi hermano está secuestrado, mi mamá habló con usted en el Colegio de Artes. Necesito un operativo para dar con los secuestradores", gritó Débora Ramírez.

El virtual presidente electo ordenó que se le atendiera. Ahora te atendemos, dijo, lo que provocó aplausos de otras personas que escucharon desde la calle la conferencia sabatina que se dio en el patio de Chihuahua 216, en la colonia Roma.

Antes, en entrevista, Loretta Ortiz, responsable de la preparación de los foros de consulta para trazar la ruta hacia el pacto de reconciliación nacional, afirmó que la invitación al pontífice se hizo mediante la nunciatura apostólica.

"Sí, aceptó. [La participación] será virtual, vía Skype, porque, obviamente, no va a venir, pero ya está enterado, y nos envió a dos personas de la embajada”, sostuvo.

Esta tarea partirá de una consulta temática y por regiones, en las zonas con mayor índice de ­violencia.

Los ejes temáticos son la reconciliación y la paz del país. Se harán preguntas sobre la ley amnistía y legalización de las drogas.

La finalidad es atender en lugares neutrales y accesibles temas relativos a las víctimas de ejecuciones, desapariciones, secuestro, entre otros delitos.

Se consultará a líderes de comunidades, expertos y víctimas. Los primeros foros serán por plataforma y los segundos, presenciales.

Las convocatorias, que firmará el virtual presidente electo, ya están listas y serán una para cada lugar y cada encuentro.

La invitación es abierta e incluye a gobernadores, alcaldes, presidentes de las comisiones nacionales y locales de derechos humanos.

La plataforma digital está abierta para todo interesado, mientras los foros presenciales tendrían cupo para unas 200 personas.

El resultado [de la consulta] dará insumos para la estrategia de pacificación del país, la cual derivará en leyes y políticas públicas, porque no sólo es preguntar por preguntar... ver qué es lo que pide la ciudadanía, las víctimas, los expertos, explicó Ortiz.

Las invitaciones incluyen altos comisionados y relatores de la ONU, y de otros organismos.

Alma E. Muñoz y Fabiola Martínez

Periódico La Jornada
Domingo 15 de julio de 2018, p. 3

El gran trueque de Trump y Putin en el Bazar de Helsinki, según The New Yorker y Susan Rice

Bajo la Lupa


Alfredo Jalife-Rahme


▲ The New Yorker dice que Donald Trump acordará con Vladimir Putin fin del conflicto sirio.Foto Ap


Pese al fallido torpedeo del Deep State (https://sptnkne.ws/jaSM), la cumbre de Trump y Putin se escenificará un día después de la final de la exitosa copa mundial de futbol de Rusia (http://bit.ly/2ul3P8O).

Adan Entous, de The New Yorker, asevera que “funcionarios israelíes, sauditas y de los Emiratos empujaron en forma privada (sic) a Trump a realizar un ‘gran trueque’ con Putin” para resolver el conflicto en Siria a cambio de levantar las sanciones contra Rusia por el contencioso de Ucrania (http://bit.ly/2NdP4Mi): Israel, Arabia Saudita (AS) y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) gozan de una influencia sin paralelocon Trump.

Se trata de estimular a Moscú de disminuir su asociación con Irán en Siria, a cambio de suculentas inversiones en Rusia, lo cual fue orquestado en las islas Seychelles (https://wapo.st/2uAk7KB).

Susan Rice, ex asesora de Seguridad Nacional de Obama, da por hecho el gran trueque y avizora que Trump capitularáante el más sagaz Putin (https://nyti.ms/2uo1daz).

Se generarán grandes y medianos trueques en el gran bazar de Helsinki.

Según The Times of Israel, el Kremlin admite que la presencia de Irán en Siria será un tema relevante de la cumbre de Trump y Putin, pero que Rusia ha advertido que no es realista esperar una retirada total (sic) de Teherán, como exige Israel, por lo que busca crear una zona de amortiguamiento de 80 kilómetros de la frontera de Israel(http://bit.ly/2NPLauc).

No deseo arruinar la cumbre de Trump y Putin, pero ¿cuál es la frontera con Siria después de que Israel anexó las Alturas del Golán?

Un día después del encuentro del primer Netanyahu y el zar Vlady Putin, los multimedia de Israel dedicaron mucho espacio a la reu-nión de Ali Akbar Velayati (AAV), asesor del ayatola Jamenei, con el presidente ruso para sopesar los alcances de un acuerdo triangulado con la dupla Trump/Netanyahu que ostenta la misma postura pugnaz contra la antigua Persia (http://bit.ly/2NdNDNU).

El asesor iraní invocó hábilmente su influencia con el gobierno de Irak: sólo dejaremos Siria si Assad y Bagdad (sic) lo piden.

El trueque del premier Netanyahu con el zar Vlady Putin versa en la tácita aceptación del régimen sirio de Bashar al Assad, apunta-lado por Rusia, a cambio de la salida de las milicias que patrocina Irán –que incluye al libanés Hezbolá.

The New Yorker y Susan Rice alegan que detrás de las exigencias de la dupla Trump/Netanyahu se encuentran los deseos de sus dos aliadas petromonarquías árabes: AS/EAU.

Muchos fantasiosos comentaristas israelíes –como Daniel Shapiro, ex-embajador de Obama en Israel– afirman que existe un trueque de “Ucrania por Siria (http://bit.ly/2KTyioS)”, que parece mas bien Ucrania por Irán, porque no toman en cuenta la opinión del presidente sirio.

No es para tanto, ya que ante la anexión irreversible de Crimea por Rusia –donde el presidente Petro Poroshenko de Ucrania sólo recibiría órdenes de EU–, en el caso de Siria, Irán es aliado, no súbdito, de Rusia, la que, con el fin de concertar un acuerdo que favorezca doblemente a Moscú –tanto en Crimea como en Siria– podría redesplegarse en Siria a cambio de otros apoyos tangibles cuando ni al mismo zar Vlady Putin le convendría una derrota de Irán,aunque sea en el papel, y que rechazaría la dirigencia chiita de Teherán.

En este bazar desplegado desde el Mar Negro hasta el Golfo Pérsico no podía faltar la legendaria perfidia británica del The Financial Times (13/07/2018), cuyos principales accionistas son los banqueros Rothschild, creadores del Estado de Israel –que divulga, quizá con el objetivo de perjudicar a Irán, un acuerdo para que Rusia invierta US$50,000 millones en la industria energética persa, con el fin de eludir las sanciones asfixiantes de Trump.

Más que gran trueque, vislumbro que habrá un gran truco geoestratégico, que saldrá de las tratativas de varias bandas entre Trump y Putin, que asiente el nuevo “orden post-occidental multipolar (http://bit.ly/2uCLzHI)”.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Los primeros cien días de AMLO



Guillermo Almeyra /II y último


Los mexicanos no siguieron a un hombre que les hizo una promesa como tampoco lo hicieron antes con tantos otros meros formuladores de promesas: siguieron a un hombre que los llamó a una acción y que se daba cuenta de que sólo con la movilización popular podía vencer al poder y llegar al gobierno. Morena empezó ser creíble en sus primeros tiempos cuando comenzó a organizar núcleos de base y tenía aún un lenguaje y una dirección de centroizquierda.


AMLO canalizó la voluntad de millones de personas de imponer de modo pacífico –con las elecciones– un cambio social que conservase todo lo que están perdiendo. Marcos-Galeano muestra por eso una vez más su desprecio por el pueblo mexicano porque el finquero, es cierto, sigue siendo el mismo (el capital financiero internacional) pero el cambio de capataz y de mandamases le ha sido impuesto por la rebelión contra los capataces y por el miedo de los capitalistas a la movilización y la organización de los trabajadores. Esa fue la causa de la división de la burguesía y es un insulto al pueblo mexicano creer que, como las ratas, sigue la música de las promesas de un flautista de Hamelín.

Ahora mismo, antes de que AMLO asuma su cargo, los ejidatarios de Atenco, en lucha añosa contra el aeropuerto que quería Fox, los mineros escandalizados por las declaraciones de Romo sobre las zonas económicas especiales o grupos de estudiantes universitarios exigen ya aclaraciones y medidas concretas.

El pueblo no siguió una promesa y mucho menos aún las promesas derechistas y las prendas que AMLO dio al poder. Por el contrario, encontró una posibilidad inmediata y factible de acción aunque fuese mediante una votación masiva y sin precedente para evitar el fraude acostumbrado.

AMLO vive actualmente su periodo de gracia y cuenta –por ahora– con el apoyo de parte de la derecha de los capitalistas, de los moderados, del centro izquierda y de la izquierda reformista, además de los indígenas, campesinos y obreros que votaron esperando imponer un cambio. Como Madero reúne a ex gobernadores porfiristas como Carranza (en este caso políticos priístas y panistas), pero también a los Villa y a Zapata de hoy. En Chiapas AMLO logró 71 por ciento de los votos: ¿son finqueros o borregos los que lo votaron a pesar de los ex PRI y ex PRD que integraban su lista? Ganó también en casi todo el país: ¿fue gracias a la incorporación a Morena de viejos enemigos acérrimos, derechistas e impresentables, como dicen algunos en Morena?

Sus votantes tienen motivación propia y sopesan los actos del neopresidente. Su apoyo a Peña hasta el último minuto, por ejemplo, o la recepción de los saludos de Salinas, Fox, Calderón y Peña, multiasesinos y enemigos del pueblo, o el no haberse reunido prioritariamente con los de Atenco, con los familiares de los 43 de Ayotzinapa o con los mineros en lucha como primera medida de un presidente electo, son simbólicos y no pasan desapercibidos y AMLO debería conocer el peso tienen los símbolos...

Un país dependiente, sometido a Estados Unidos militarizado, con casi un cuarto de millón de muertos y desaparecidos en los pasados sexenios, otro cuarto de sus habitantes en la pobreza y 15 por ciento en la indigencia no se arregla con medias medidas ni con negociaciones turbias con los causantes del desastre ni en unos pocos años. Sobre todo cuando la guerra comercial iniciada por el loco de al lado tendrá enormes recaídas sobre la frágil economía mexicana y cuando el capitalismo espera desarrollar la inteligencia artificial y no necesitar más ni siquiera los miles de millones de parias que pueblan los países con mano de obra super abundante y baratísima y ni se preocupa por el desastre ambiental. ¿Cuál es la estrategia de AMLO a largo plazo?

Los votantes de AMLO todavía no desataron el paquetey no ven su contenido. ¿Como Zapata romperán con el nuevo Madero? ¿Éste les enviará un Huerta para someterlos? ¿O podrán hacer comprender al AMLO-Madero que su línea actual lleva directamente a Huerta incluso con pacto de la embajada gringa?

Después del momento del voto, llegó el de la organización de la relación de fuerzas que la votación reveló. Los comités de Morena o de las organizaciones sociales deben ser organizadores en sus lugares respectivos de un censo de problemas y necesidades y estudiar con qué se podría contar para empezar a construir soluciones. Sin esperar a nadie, hay que comenzar a construir la nueva casa-México, desde los cimientos mismos y de acuerdo a lo que convenga a sus habitantes y no al gran capital. Las transformaciones no serán obra de los futuros ministros o gobernadores sino de quienes las necesitan y votaron para empezar a hacerlas posibles. La oligarquía ha recibido un golpe pero está ahí, agazapada y por eso es necesario también construir Juntas de Vigilancia y Defensa. Porque, parafraseando a Brecht, el viejo vientre inmundo es aún fértil y las estirpes de Huertas, en México, aún no han acabado.


Guerra internacional comercial y alternativa nacional



Antonio Gershenson


¿Cómo estalló esta guerra comercial sin que muchas personas se dieran cuenta?


Se dieron aumentos de impuestos a las exportaciones entre las dos naciones con mayor economía del mundo: Estados Unidos y China. Las inició el presidente del primero mencionado, Trump.

Están por verse las consecuencias internacionales de ese hecho. Y para nosotros, debemos considerar algunas experiencias nacionales.

En una información en este periódico, ayer sábado, nos enteramos de que aranceles a seis productos de EU impactarían en costo al consumidor. También que 85 por ciento de las importaciones totales provienen de Estados Unidos.

Ante consecuencias difíciles, especialmente a partir del presidente Adolfo López Mateos, y algunos que le siguieron, han mencionado, y empieza la necesidad de diversificar la relación económica internacional. El alto porcentaje de esta economía con Estados Unidos frenaba la economía mexicana.

Ahora se presenta una situación en nuestro país, y tal vez peor que en casos anteriores. El mencionado presidente López Mateos realizó por ejemplo, un viaje a países asiáticos, incluida China, para estimular una mayor relación con ellos. Y se ha buscado también la mayor cantidad de exportaciones, y de hecho también, de importaciones, con países diferentes a Estados Unidos.

Durante los pasados sexenios esto fue silenciosamente abandonado, y en lugar de los gobiernos de los 40 años después de Cárdenas y la expropiación petrolera, se emitió una economía más entreguista, que también ya hemos analizado. Esto hizo que 6 por ciento de crecimiento se diera poco después de la expropiación petrolera y otras políticas complementarias, como la Reforma agraria. Ahora andamos alrededor de 2 por ciento anual.

En realidad, los hechos han mostrado el principio de algo de esta nueva etapa. China, Japón, Corea del Sur e India, son las que más importan mercancías mexicanas desde Asia. Ya se envían a esos países, por ejemplo, aceite de girasol, chocolate, mezcal, salsas preparadas, semillas de ajonjolí, café tostado, aguacate y frutas.

También se les exportan madera en bruto, autos, circuitos electrónicos y pantallas, según informes de la Secretaría de Economía. Hay que tener una política para que aumente con ellos el comercio en ambos sentidos, entre otras razones para no depender tanto de nuestro vecino.

La actual política económica con el exterior ha sido ya afectada por la del gobierno del norte. La experiencia no es sólo para México, también para Asia, Europa –que también tiene que tomar medidas contra nuestros vecinos del norte– y toda la América que está hacia el sur. En Venezuela y Ecuador ya se habla de restituir la Gran Colombia, que fue una unión de esos mismos dos países y también Colombia, Panamá y Guayana, con la iniciativa del libertador Simón Bolívar.

Varios países latinoamericanos ya han mostrado que esta política diversificada es posible. Para Venezuela es obvio. Brasil, Perú y Ecuador han tenido sus créditos, y lo han adquirido también en diversas condiciones. Canadá ya lo ha hecho.

La política exterior de México necesita tomar todo esto en cuenta. No sólo hay que destruir las políticas de los gobiernos salientes como las privatizaciones del petróleo y de Pemex, y la del sector eléctrico. Habrá que regresar conscientemente a la diversificación de la política económica exterior.

Eso no excluye las negociaciones. Pero hay que ser firmes en ellas en la independencia nacional, en la economía, como en los otros aspectos.

Hay que recordar algunos ejemplos. La medicina cubana es reconocida mundialmente. India tiene sectores en los que es muy avanzada, como en caso de los llamados puertos secos para los ferrocarriles. En este rubro es la primera en el mundo.

Por cierto, que se quiere sustituir la nueva refinería para Poza Rica con puertos del sureste, diciendo que la eventual producción de sus productos pueden ir en barco. No toman en cuentan el costo de un oleoducto del puerto de llegada a Ciudad de México o, digamos, a otras ciudades del interior.

Pero hay que considerar que el ducto de Poza Rica ya llevaba crudo, desde antes de la expropiación petrolera, hasta la refinería de Azcapotzalco, y de ésta se distribuían la gasolina y demás productos a sus destinos, sobre todo en la capital. Y además muy cerca de Poza Rica está el puerto de Tuxpan que, por cierto, fue de donde partiera a la Sierra Maestra de Cuba el grupo que iniciaría la Revolución cubana.

Todo eso no quita que se construya una refinería en Poza Rica, el lugar donde el presidente entreguista Salinas de Gortari ordenó que quitaran la existente, y lo hicieron. En cuanto al suelo, fue la infraestructura la que quedó, y es lo que ahorra, en tiempo y dinero, para la nueva instalación. Y además estaría lista más pronto, porque se pueden ya iniciar los trabajos preparatorios, estando en el poder local, y reducir el tiempo de terminación todavía más.


7/14/2018

Tres tesis y un colofón sobre la Elección México 2018


Arsinoé Orihuela Ochoa

Rebelión

La casi inminente victoria de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en las elecciones presidenciales en México ha despertado un prolijo debate sobre el “significado” histórico que tendría tal suceso. No obstante, la casi irreflexiva costumbre de anticipar escenarios de los analistas (me incluyo en ese infame séquito) ha desplazado el análisis fundamental sobre las determinantes, causas e inercias que propiciaron un escenario favorable para el eventual triunfo de AMLO, máxime en un país donde el fraude electoral ha sido el mecanismo dominante para la rotación de élites políticas. No nos ocupa tanto el significado como sí las causas. Y este análisis es el que propongo, acudiendo a los planteamientos expuestos en este espacio en los últimos 18 meses.

Respecto a la inminencia del triunfo de AMLO, desde 2015 acá se dijo que sólo había tres escenarios posibles en la elección en puerta: (1) un triunfo apretado de AMLO; (2) un triunfo aplastante de AMLO; (3) un mega fraude electoral. Dicho esto, la pregunta que nos interesa responder es qué factores produjeron esta situación. En tal sentido, el análisis deberá atender, primero, los factores internacionales o geopolíticos, segundo, los domésticos políticos, y tercero, los sociales internos, en ese orden de exposición. Esta propuesta de análisis responde a una firme convicción: indagar en las causas o factores determinantes es la única manera razonable de anticipar escenarios futuros. Sirvan las siguientes 3 tesis para ilustrar las claves de la “casi inminente” victoria de AMLO. 

Tesis 1. La geopolítica

Desde el 20 de enero de 2017, Donald Trump se convirtió en el 45° presidente de los Estados Unidos de América. El ascenso al poder de Trump significó el ascenso de una agenda política explícitamente anti-mexicana en Estados Unidos. Hasta la fecha, el principal destino de las exportaciones de México es justamente EE.UU., con $289 miles de millones anualmente, muy lejos del segundo destino, Canadá, con tan sólo $23 miles de millones. En el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el 82% de las exportaciones mexicanas tienen como destino al país vecino. Trump representa un freno a esta sociedad comercial, prácticamente unidireccional en el caso mexicano. Este es un primer elemento inédito. Hasta 2012, la conquista de la presidencia en México se apoyó fuertemente en la alianza con el gobierno en turno de Estados Unidos.

El proyecto neoliberal-integrador sufrió un revés. Esto debilitó políticamente a las élites anexionistas en México, e instaló la obligatoriedad de reorientar la economía en función de las reglas del juego impuestas por Trump. El ascenso del magnate dejó en la orfandad a las élites gobernantes en México. La más tajante prueba de esto es que, mientras el alto funcionariado mexicano lanza gestos de amistad al gobierno de Estados Unidos, éste responde invariablemente con gestos de enemistad e insulto llano. México es un peón acasillado. Quedó evidenciado, en el curso de la elección, que las élites políticas no tienen fuerza ni siquiera para movilizar populistamente a la población (https://bit.ly/2yUx5bi). Y el riesgo de la ingobernabilidad o vacío de autoridad –en los cálculos de los poderes constituidos– alcanzó rango de primerísima prioridad. En cierto sentido, AMLO representa una salida a esta encrucijada, lo que en otra oportunidad bauticé como “Mexit”, es decir, un Brexit a la mexicana, un deslizamiento hacia un ejercicio de poder afín al espectro de la época: la desglobalización (https://bit.ly/2N79jMl). AMLO es el repliegue obligado, y el costo que está dispuesto a pagar la élite derrotada con tal de evitar la configuración de coaliciones políticas potencialmente más transgresoras.

En lo tocante a los hiperacumuladores que gobiernan el mundo, cabe señalar que –aunque intranquilos– no están seriamente alarmados con la ascensión al poder de figuras políticas “anti-establishment”. Si el progresismo sudamericano no consiguió desestructurar sustancialmente la correlación de fuerzas (capital-trabajo) después de un ciclo de 15 años en el poder, es todavía más improbable que el ciclo nacionalista en Norteamérica altere ese reparto jerárquico. En este sentido, tanto para las elites nacionales como para los capitales internacionales, AMLO es la posibilidad de reducir la tensión social en México y restaurar la autoridad bajo las nuevas reglas de juego sin arriesgar un costo tan oneroso, pues en la primera oportunidad de malestar en las élites, el aparato judicial-mediático puede desbaratar sin muchos apuros a un gobierno “incómodo”, como hace al presente en Sudamérica. Esto explica que los mercados internacionales no intervinieran decisivamente en la elección en México. Por lo menos hasta ahora. 

Tesis 2. La política doméstica

El divisionismo de las élites mexicanas y el injerencismo del narcotráfico –acaso junto con Donald Trump– son las sombras obscenas que recorren subrepticiamente toda la elección de 2018.

Lo políticamente relevante en estos próximos comicios, en materia de política doméstica, es la fractura del trinomio PRI-PAN-Narco (Partido Revolucionario Institucional; Partido Acción Nacional; Narcotráfico). Estas tres fuerzas representaron históricamente el voto neoliberal. Personifican básicamente el mismo voto conservador. Y este voto está pulverizado. En 30 años o más, el PRIANARCO nunca se fracturó. Siempre consiguieron unirse –con éxito– para frenar a AMLO. Esta vez fracasaron. Ahí radica el otro elemento inédito de la elección.

Los dos indicadores de esta ruptura son, por un lado, el fracaso de las cúpulas del PRI y del PAN por impulsar una candidatura unificada (agravado por el cruce de amenazas de cárcel entre los candidatos José Antonio Meade y Ricardo Anaya, en caso de que uno u otro resultara ganador), y por otro, la suma de políticos asesinados en el marco de la elección, cuya cifra asciende a 121, 46 de ellos contendientes a cargos de elección popular en la edición comicial del próximo 1º de julio. De acuerdo con el último informe de la consultora Etellekt, “además de los 120 políticos asesinados contabilizados, se han contado otros 351 asesinatos en contra de funcionarios no electos, es decir, cuyos cargos no dependen de elecciones” (https://cnn.it/2yFxBtR). Es decir, una auténtica avalancha de violencia homicida tributaria de la ley de “plata o plomo”, que es el sello que distingue al actor narco.

Es preciso entender que el narcotráfico es un actor político tan poderoso que “asiste” encriptado a la campaña. Difícilmente un candidato en Estados Unidos alude explícitamente a los barones de Wall Street. Lo mismo acontece en México respecto al narco.

Desde inicios de 2000 hasta la fecha, 21 ex gobernadores han sido acusados de asociación delictiva con el narcotráfico. El narco es un actor estatalizado, enquistado en los circuitos formales de la economía y la política. A esta estatalización –prohijada por el PRI– se yuxtapuso un proceso de hiperpolitización del actor narco, producto de la declaratoria de guerra decretada por el PAN. Hoy es virtualmente imposible identificar una instancia institucional que no esté operativamente articulada a la órbita del narcotráfico. Esto explica que el narco asuma un comportamiento “estatal”, cobrando impuestos, efectuando tareas de contrainsurgencia, ensayando estrategias de comunicación con el público (narcomantas, narcoblogs, narcoseries), reclutando comandos militares de élite, conquistando territorios por la fuerza, invirtiendo en obras públicas, desarrollando proyectos turísticos e infraestructurales, financiando campañas políticas etc.

Algunos enfurecieron cuando AMLO propuso amnistía para los narcotraficantes. Si aceptamos la tesis de que “el narcotráfico es un actor político tan poderoso que ‘asiste’ encriptado a la campaña”, cabe entonces prevenir que el indulto ya había sido extendido con anterioridad, cuando anunció que no perseguiría a ninguno de los integrantes de “la mafia del poder”. En lenguaje descodificado, esto significa que la propuesta es desalojar al actor narco de las posiciones clave del aparato estatal, no sin la posibilidad –y en esto consiste la amnistía– de que continúe el negocio en los márgenes del Estado. Es decir, la idea es desterrar de la institucionalidad pública al narcotráfico y a sus aliados políticos del PRIAN (https://bit.ly/2KunYzw).

Hasta ahora (insisto: hasta ahora), a una fracción de élite económica le cautiva la idea de desmontar a “la mafia del poder”, porque esta coalición –conformada por el trinomio PRIANARCO– ha acumulado tanto poder que está afectando el dinamismo de los grandes negocios. Por ello, una franja de las élites nacionales apuesta por Andrés Manuel López Obrador, e incluso algunos “notables señores” ya engrosan las filas del partido Morena.

El temor, no obstante, es que ese “desmontaje” desencadene “al tigre” (dixit AMLO), es decir, al México subalterno (https://bit.ly/2MwYnXj). 

Tesis 3. El orden social interno

AMLO amenazó con “soltar al tigre” si no lo dejaban llegar a Palacio Nacional, y ofreció amnistía a sus adversarios. Con ello, AMLO lanzó una oferta que “la mafia del poder” no podía rechazar. El establishment entendió el mensaje: o lo dejan gobernar (todos en paz) o estalla el país.

Ahora bien, que el país esté al borde del estallido significa que en la sociedad se aloja un malestar profundo. Ese malestar tiene básicamente dos fuentes: la corrupción de los políticos tradicionales, y la inseguridad. Podríamos hacer un inventario de las demandas e indignaciones de los mexicanos. Pero tal tarea es para una investigación enciclopédica. En este sentido, y con el propósito de acotar, agrupemos en las dos macrocategorías antes referidas el malestar social –corrupción e inseguridad–. De hecho, más allá de las experiencias autoorganizativas del EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional) o la CNTE (Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación), el grueso de las llamadas organizaciones de la sociedad civil (excluyendo obviamente a las de signo empresarial), se han aglutinado alrededor de estas dos luchas: la anti-corrupción y la seguridad. AMLO es el único que en su praxis y discurso atendió estos dos flagelos. Por esta razón, se espera un apoyo ciudadano masivo a su candidatura y a las primeras etapas de su gestión.

AMLO representa una correspondencia exacta entre las fuentes del malestar social y las banderas que su candidatura enarbola. Ciertamente esto justifica su aplastante ventaja en las preferencias electorales. 

Colofón

Todo lo que hasta ahora han planteado los analistas más “connotados” en relación con la “casi inminente” victoria de AMLO discurre por atajos estériles. La disyuntiva que prefigura AMLO no es nacionalismo o neoliberalismo, ni autoritarismo o democracia, ni pasado o futuro, ni ninguna de esas perogrulladas ideológicas que repiten hasta el hastío personajes como Enrique Krauze o Héctor Aguilar Camín o Jorge Castañeda Gutman o el resto de los intelectuales fracasados y maiceados.

Con AMLO habrá un recambio en el poder. Punto. Reactualizará las estructuras estatales en México conforme a las nuevas reglas del juego. Reconfiscará el control –parcial– de algunas industrias estratégicas. Conferirá, en el curso de su administración, algunas concesiones a la sociedad civil organizada, por ejemplo, extensión de las jubilaciones y derogación de la contrarreforma educacional. Mejorará, apenas incipientemente, el poder adquisitivo de los sectores desorganizados de la población. Sí, tal vez dejará intocada la cultura política clientelista e influyentista. Pero, a la par, moralizará –hasta donde el ejemplo de su figura alcance– la vida pública de México, aun cuando perduren los vicios consustanciales a un Estado colonial. Es probable que consiga minar parcialmente el poder político del narcotráfico, desactivando la guerra y desmontando –también parcialmente– las alianzas estratégicas de ese actor con las cúpulas del aparato estatal. Reorientará la economía para explorar relaciones comerciales con otras regiones y países. Es posible que restablezca una relación diplomática y económica con Latinoamérica. Y, como en los países al sur del continente, es previsible –y lo digo a modo de advertencia– que el progresismo de AMLO encierre el mismo peligro que los progresismos del sur entrañaron: la eventual derechización del voto y el ascenso de un fascismo social, como ya se advierte en Brasil y Argentina.

No es el pronóstico más deseable, pero sí el más factible en razón de lo vivido y observado. 

 

Blog del autor: http://www.ladignavoz.mx/2018/06/3-tesis-y-un-colofon-sobre-la-eleccion.html

El triunfo de López Obrador, ¿el triunfo de la democracia?



Alejandro Klein

Rebelión

Quien esto escribe no es politólogo ni se ocupa de eventos políticos. Es un cientista social especializado en temas psico-sociales. Por tanto se puede deshechar lo aquí expuesto con total tranquilidad, como la simple opinión de un neófito impertinente. Aclaro además: lo que aquí escribo no es políticamente correcto, sino que busca apuntar a señalar algunos puntos de reflexión.

Antes de proseguir debo aclarar que López Obrador siempre contó con mi simpatía. Ni siquiera creía que era la mejor opción, sino que era la única opción que tenía México para emprender un camino de esperanza, frente a la impericia y la corrupción de sus contricantes de turno y de la situación moral, económica y cultural desastrosa del pais.

Contricantes que, hay que señalarlo, no hicieron más que ayudar a su triunfo, teniendo en cuenta campañas políticas desastrosas, torpes y desatinadas. López Obrador o su equipo optaron por un estilo directo, de contacto y acercamiento con la gente que dio excelentes dividendos.

Sin embargo y con todo dolor debo decir que el triunfo de López Obrador no es el triunfo de la democracia sino el triunfo de un pacto político de no agresión, por el cual es obvio que el PRI no hizo fraude electoral, lo que podría hacer debido al peso descomunal de su aparato institucional y estatal.

Lo ha hecho siempre. ¿Por qué no lo hizo en este momento? La administración de Peña Nieto ha sido desastrosa pero increiblemente el triunfo de López Obrador no se presenta como voto castigo a esa administración, sino a la culpa de un candidato sin carisma. Peña Nieto sale de la presidencia con el honor de no haber hecho fraude electoral. Lo hizo en 2006 pero ayer no. Se va digno y respetado por ese gesto. No es mala manera de dejar de ser presidente.

López Obrador le agradece como le agradece a los medios de comunicación. En democracia no se agradece a los medios de comunicación si es que los medios de comunicación hacen lo que tienen que hacer: comunicar y no ser cooptadores y formadores de opinión pública al servicio del poder de turno.

Se dijo que su primer discurso como ganador era el de un “estadista”. No es así. Fue un discurso para tranquilizar el establishment, el poder gobernante, los que controlan todo en este pais. De todos los posibles actores el futuro presidente los elige a ellos como interlocutores para tranquilizarlos, para calmarles, para aclarar que México no será Venezuela, que él no será un dictador bananero, que se apegará a la ley. Ya ninguna referencia a la “mafia del poder”…

Luego tranquilizó a la clase media y a los indígenas, es decir, al movimiento zapatista, el gran invisible de esta campaña política. Los movimientos sociales indígenas no participaron de la misma o porque asi se les pidió o porque se autoexiliaron de la misma. Sin embargo López Obrador tendrá que negociar con el movimiento zapatista porque existe allí un punto de inestabilidad que puede alcanzar una situación dramática. Al no haberse comprometido con el proceso electoral, el zapatismo no tiene compromisos ni pactos a cumplir.

En una democracia tampoco mueren más de 100 candidatos. López Obrador no los mencionó. Nadie ya los menciona. Ya han entrado en la amnesia devoradora de este país.

Por último mencionó a los pobres pero sin indicar aumento de salarios ni políticas efectivas de combate a la pobreza. Por supuesto no tenía porque hacerlo, pero no deja de ser significativo que comenzó con el establishment y en tercer lugar llegó la pobreza

Tampoco mencionó a Latinoamérica, la gran desplazada del horizonte político mexicano. Latinoamérica recibiría con los brazos abiertos a México, pero México tiene una relación ambivalente con Estados Unidos que en realidad nunca terminará de resolver.

El triunfo de López Obrador es pasmoso. Supera cualquier expectativa. Pero cuidado. La pasión que lo idealiza fácilmente se transformará en decepción furiosa cuando no cumpla la expectativa de la gente.

Y aquí entramos al punto central de la ideología obradorista: el combate a la corrupción. Pero la gente no quiere la amnistia a los corruptos, quiere un castigo rotundo, un “castigo ejemplar”, muy propio de la cultura mexicana. Pero, ¿cómo podrá castigar López Obrador ahora que es un “estadista” que alza su mano conciliadora a derecha e izquierda?. La única solución es que se busquen algunos chivos expiatorios. Pero chivos expiatorios son chivos expiatorios, pero no son el fin de la corrupción.

Quizás sea hora de decir que la corrupción no es propia de los ricos, sino parte de una cultura de supervivencia en un pais donde la mitad de sus habitantes son pobres. Entre la corrupción y la desesperación de la vida miserable, la gente no tiene opciones. López Obrador habló de atacar “causas”, esperemos que se aplique en este caso.

Por último: el problema más grave que tiene México no es la corrupción. Es la violencia.

Y no solo la violencia de los que cortan cabezas, asesinan, violan, golpean, atacan a sus niños y ancianos, sino la violencia cotidiana donde no se le puede decir nada al vecino porque seguro te poncha las llantas o algo peor. La violencia de que la alegría es alcoholizarse a más no poder. La violencia de que lo que único que a la gente le importa es de su puerta para adentro y el afuera puede reventar. La violencia de la reacción violenta frente a cualquier problema o situación.

Eso no lo soluciona López Obrador apegándose a la ley, ley que por otra parte apenas existe en un pais donde la transgresión de la ley se ha vuelto la Ley. 

Bergman, precisamente hoy



Juán Arturo Brennan




En su filme El rostro (1957), Ingmar Bergman cuenta la historia de un pequeño grupo de artistas itinerantes que van por los caminos y los pueblos ofreciendo un espectáculo de magia. En uno de esos pueblos, los prohombres locales exigen una actuación privada para decidir si autorizan o no la presentación del ‘‘Teatro Magnético Curativo de Vogler”, entre cuya parafernalia se encuentra una emblemática linterna mágica. Hacia el final de la película, el artista, el mago Vogler (que no es el único Vogler en el cine de Bergman), se ve reducido a la abyección de mendigar unas monedas por su trabajo antes de seguir su camino. La ejemplar pista musical de esta gran película de Bergman está a cargo de uno de sus compositores de cabecera, Erik Nordgren, quien propone apenas unos discretos y austeros arpegios de guitarra, complementados más adelante con otros a cargo de un arpa. Sólo cuando aparece la pomposa policía del pueblo se escucha algo más complejo, una extrovertida e igualmente pomposa música de banda.

Cuarenta años más tarde, en 1997, Bergman filma En presencia de un payaso, su antepenúltima película. Su protagonista es un artista demencial llamado Carl Åkerblom (que no es el único Åkerblom en el cine y en la vida de Bergman) que alucina a Franz Schubert. La acción inicia con Åkerblom en el pabellón de un manicomio, escuchando maniáticamente una y otra vez en un viejo gramófono (que no es el único gramófono en el cine de Bergman) los primeros compases de Der Leiermann, la última, oscura y crepuscular canción del ciclo Winterreise de Schubert. Más tarde, Åkerblom arma y presenta un extraño y obsesivo espectáculo, mitad cine y mitad teatro, en el que él mismo personifica a un Schubert moribundo, anacrónicamente mezclado con la cortesana vienesa Mizzi Veith. A lo largo de la representación, se escuchan, como música incidental, otros fragmentos de música de Schubert: de la Sonata D. 960, de la Sinfonía Inconclusa, de la Novena sinfonía (tocada a cuatro manos por Åkerblom y otro Vogler distinto). En el soundtrack, las piezas son interpretadas por Käbi Laretei, pianista estonia que fue la cuarta esposa de Bergman y madre de su hijo Daniel, también cineasta.

He aquí un par de ejemplos, entre muchos otros posibles, de los excelentes procesos de musicalización que el gran cineasta sueco realizó en sus filmes a lo largo de una carrera extensa y muy productiva. Prácticamente no hay una película suya en la que no se puedan señalar momentos en los que la música trasciende el rol de mero acompañamiento para convertirse en la esencia del discurso dramático. Con esta idea en mente, doy noticia de la existencia de un valioso CD del sello Naxos titulado The Bergman Suites, que contiene fragmentos de algunas de las notables músicas escritas por Erik Nordgren para las películas Mujeres que esperan, Sonrisas de una noche de verano, Fresas silvestres, El rostro, y El jardín de las delicias,esta última escrita por Bergman y dirigida por Alf Kjellin; su audición vale mucho la pena. He aquí unas palabras de Ingmar Bergman a propósito de la música:

‘‘Cuando experimentamos una película, nos preparamos conscientemente para la ilusión. Dejando de lado la voluntad y el intelecto, le hacemos lugar en nuestra imaginación. La secuencia de imágenes actúa directamente sobre nuestros sentimientos. La música funciona de igual manera; yo diría que no hay una forma de arte que tenga tanto en común con el cine como la música. Ambas afectan nuestras emociones directamente, sin pasar por el intelecto. Y el cine es principalmente ritmo; es inhalación y exhalación en secuencia continua.’’

Si he retomado ahora, después de mi texto anterior, el tema de Bergman y la música, ello se debe a que, precisamente hoy, 14 de julio de 2018, se celebra (y debe celebrarse a plenitud) el centenario natal de Ernst Ingmar Bergman Åkerblom, nativo de Uppsala, habitante de Fårö, ciudadano sueco, cineasta impar, músico de corazón. Tack så mycket för era filmer, Herr Bergman!

El ciclo de la información



Alexander Naime Sánchez-Henkel*


La prensa, la industria de la información, gira en torno a la voluntad del individuo de buscar y creer en la información que consume. Hoy esta voluntad está más fresca que nunca. Queremos saber y compartir información, pero la ecuación del momento (redes sociales por fake news dividida entre la automatización de noticias es igual a la posverdad), minimiza la importancia de la prensa.


El fake news, multiplicado principalmente en redes sociales (donde muchos adquieren su información), ya es una especie de código para descalificar un reportaje profesional que no compartes o, en algunos casos, contradice tus creencias. Este fenómeno social, aunado a la reciente integración a la prensa de contenido automatizado –intencionalmente engañoso, polarizante y provocativo– contribuye a la percepción de que la industria de la comunicación está en crisis.

En poco tiempo, y en un mundo donde ya todos somos capaces de publicar, el reto de la prensa cambió: de intentar sobrevivir como distribuidor y generador de contenidos e información por medio de nuevos canales y herramientas, a la posibilidad de alentar un periodismo más independiente y de interés público usando las mismas herramientas que tiempo atrás amenazaban su existencia.

Pero la esencia permanece. Aunque disfrutemos de nuevas plataformas y novedosas herramientas para contar historias, la excelencia periodística está definida por el reportaje auténtico, con integridad, basado en entrevistas, investigaciones y sensibilidad humana.

Esto es la constante de la prensa: responsabilizarse por la sociedad que la rodea –desde su pasión, atrevimiento y disciplina por la letra, la historia y la investigación– al ofrecer nuevos pensamientos y descubrimientos al individuo mediante noticias que afectan su vida o le muestran otro ángulo de su cotidianidad.

Hoy, toda información consumida pasa por un filtro de escepticismo en la mente del lector. Fenómeno para celebrar y defender: los jóvenes son más críticos, más inteligentes y buscan contrastar ideas.

Para satisfacer esa demanda, la prensa debe ser una red de distribución que genera contenidos en múltiples plataformas.

Debe producir artículos de investigación que destapen casos de corrupción; absorber, analizar y difundir videos o memes virales; conseguir likes; narrar un conflicto en liveblog; sumar retuits; encontrar el detalle de lo oculto y sacarlo a la luz; contar con una estrategia de redes sociales; relatar el movimiento de una protesta; cubrir el caso más reciente de virus.

Por esta responsabilidad, la prensa es hoy una de las industrias más importantes de nuestra civilización. Los argumentos y preocupaciones de las personas del siglo XXI (con la posibilidad de publicar y registrar toda su vida interior/exterior), expanden la influencia de la prensa.

En México, las redes sociales en época de elecciones estuvieron llenas de comentarios genuinos apelando por un mejor país, comentarios sustentados por notas de prensa, aunque sean fake.

La prensa, irónicamente, a la vez que sufre una devaluación de credibilidad es más importante que nunca para tu vida interactiva. Su habilidad para comunicar e influenciar la percepción del mundo diseña la evolución de nuestro futuro.

Entre el individuo que comparte su interés en redes/ bvlogs y un periodista, está el arte de contextualizar los acontecimientos y –en su efecto mariposa– volverlos relevantes para ti, para mí, para todos los que piensan diferente.

Con todo esto, ¿qué hacer?: asegurar la calidad de la información; exigir mejores estándares de calidad; promover que los periodistas pregunten y cuestionen y que alienten su curiosidad; gravitar hacia el análisis del Big Datay fomentar su humanización al contextualizar cifras en la vida de los seres humanos.

De ayer en adelante opinaremos y compartiremos información. La responsabilidad, entonces, recaerá en todos y cada uno de nosotros como parte y todo del ciclo humano que produce y consume información.

*Sociólogo

Atento llamado al Dr. Urzúa sobre pensiones


Gustavo Leal F.*


El 2 de julio 2018, como secretario de Hacienda entrante, usted declaró que el gobierno de AMLO evaluaría una reforma al sistema de pensiones. Y agregó: el problema de las pensiones se va acelerando al pasar el tiempo. Sí pretendemos hacer una reforma eventualmente, pero no en este momento. Vamos a tratar de hacerlo entrado el sexenio, ya cuando tengamos todo lo demás bien puesto. Trataremos de mejorarlo (El Economista, 3/7/2018).


¿Problema? ¿Qué se acelera con el tiempo? Es preciso, distinguir muy bien qué ha generado ese problema al que usted se refiere. Para ello, lo primero es establecer –con precisión– los impactos fiscales que tienen las fallidas reformas tecnocráticas sobre IMSS, Issste, IMSS-Patrón, Pemex, CFE y la denominada banca de desarrollo. Hay quien estima que, a 2016, hasta 56 por ciento del gasto programable en pensiones (617 mil millones de pesos) deriva del costo por el tipo de reformas aplicadas.

¿Por qué esperar hasta entrado el sexenio para avanzar una solución al problema que se va acelerando? Si primero se tiene todo lo demás bien puesto, es muy probable que no pueda corregirse de raíz el asunto, tal y como ocurrió en los 2I años de vida del Sistema de Ahorro para el Retiro. Aún peor: si no se corrige el camino andado, podrá seguirse surtiendo munición al falso dilema de decidir entre pagar pensiones o emplear mejor esos recursos, propalado interesadamente por quienes buscan preservar –a toda costa– el actual estado de cosas.

Ese dilema fue visualizado (en 2017) por Carlos Ramírez desde la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), cuando declaró: se van a seguir destinando los recursos para el pago de pensiones. Pero la pregunta es si eso es justo, equitativo y si realmente es sostenible que se estén sacrificandorecursos para otros propósitos.

Más recursos se van a tener que destinar al pago de pensiones de beneficio definidoy se seguirán consumiendo recursos valiosos que se podrían destinar a otrospropósitos: salud, educación, infraestructura y pobreza. Su costo en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2017 ya equivale a tres veces lo destinado a la Secretaría de Educación Pública (La Jornada, 17/5/2017).

Por su parte –también en 2017– el, entonces, secretario de Hacienda, José Antonio Meade, amenazó al decir que la presión que ejerce sobre el gasto público la necesidad de financiar el creciente déficit para el pago de pensiones es uno de los factores que determinarán la magnitud del recorte para el gasto en 2018 (La Jornada, 29/7/2017). Lo siguió el –entonces– director del IMSS, Mikel Arriola, quién se atrevió a comunicar que el instituto enfrenta un gasto de más de 2 billones de pesos para los próximos 70 años: éste es el saldo del régimen de beneficio definido de los trabajadores-IMSS. Y puntualizó: es un universo de 270 mil personas que cobran una pensión 800 por ciento mayor y que se gradúa para ser pensionado a los 52 años(La Jornada, 25/4/17).

Por otra parte, se aguarda del gobierno entrante –magnitud del mandato recibido– iniciar empleando un lenguaje preciso, evitando incurrir en exageraciones tecnocráticas. Ellas sólo contribuyeron a polarizar el debate, la peor vía para entrar con seriedad a la atención urgente de un asunto público de semejante calado. Caso contrario, Dr., estaría usted, de entrada, traicionando ese mandato de cambio urgente e impostergable.

También Dr., su invocación a los tiempos para atender el asunto resulta técnica y políticamente desafortunada. México discute con rigor, desde 1995, la equivocada opción del, entonces, presidente Zedillo, para privatizar los recursos pensionarios, del apartado A, en el régimen Afores. También debatió, en amplio, el mismo impacto regresivo del apartado B que conlleva la reforma Calderón-Beltrones al Issste (2007) y –no se diga– la nunca consumada, iniciativa-Peña para autonomizar Pensionissste (2015).

Así que esperar hacerlo entrado el sexenio desperdicia la oportunidad de instalar, ahora mismo, una Comisión de estudiosos que –aprovechando el largo periodo para que el nuevo gobierno asuma funciones– establezca ya, una evaluación integral de las fallidas reformas tecnocráticas del arco 1995-2016. Y postule los desafíos para el diseño de un adecuado sistema pensionario con cobertura a todos los mexicanos del siglo XXI. La tarea de esa Comisión podría culminar en una serie de recomendaciones vinculantes para que el nuevo gobierno tome cartas en el asunto desde su primer día. Disponer de un Consejo Fiscal podría ser útil aunque insuficiente.

La Comisión se traduciría en un acto gubernamental hoy prioritario: garantizar las pensiones de aquellos que pasarán a retiro, comprometiéndose –simultáneamente– a dotar de futuro pensionario, con horizonte definido, a las generaciones de jóvenes que ya tocan a la puerta. Para ello, Dr. Urzúa, lo primero es evaluar. Y asumir, con toda responsabilidad, el mandato del cambio del que es depositario.

*Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco

Primer balance poselectoral



Miguel Concha


Hoy México celebra que la participación y organización ciudadana en las pasadas elecciones fueron inéditas y multitudinarias. Más aún, que la voluntad expresada por el pueblo en la jornada del 1º de julio fue respetada, aunque todavía con algunos problemas que deben atenderse para que la labor de las instituciones electorales en el país sea más efectiva.


Una prueba de la copiosa organización social para incidir en esta coyuntura fue sin duda la Red Universitaria y Ciudadana por la Democracia (RUCD). Al término de sus labores de observación electoral en campo, desde la RUCD también se ha comenzado a plantear cuál será su papel en la construcción de una democracia real en México, más allá de la coyuntura del proceso electoral 2018.

Tras la jornada electoral, y en el marco de la pendiente calificación de la elección presidencial por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, las y los integrantes de la Red analizan posibles caminos para continuar exigiendo el respeto a la voluntad popular, promoviendo la participación activa de la ciudadanía en los procesos de democratización real y efectiva, y coadyuvando desde espacios sociales y académicos en un cambio de régimen político.

Recordemos que la RUCD se fundó en el marco de una reunión en la que integrantes de la academia universitaria, tanto nacional como internacional, y representantes de organizaciones de la sociedad civil –entre las que se encontraba el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria ACOP– fueron convocados por el programa de la Universidad Nacional Autónoma de México Diálogos por la Democracia. Proceso del cual me ocupé el 7 de abril de este año en esta columna.

Este primer encuentro giró en torno a las preocupaciones respecto del proceso electoral que habían sido expuestas y analizadas por varias de las personas presentes en la Conferencia Internacional: Democracia y autoritarismo en México y el mundo, de cara a las elecciones de 2018.

Un mes después de este primer encuentro, en marzo, y mediante una primera conferencia de prensa, se presentaron las acciones estratégicas de observación y denuncia que se tomarían en relación con el proceso electoral.

Fue así como por medio de un pronunciamiento conjunto que evocaba a las cerca de 200 personas y ocho organizaciones firmantes para la fundación de la RUCD, se dieron a conocer las tres principales líneas de acción de cara a las elecciones: movilizar una vasta red de observadores y observadoras nacionales e internacionales desde la etapa de veda hasta las fechas de los conteos distritales (28 de junio-5 de julio); denunciar de manera sistemática ante las autoridades electorales y en medios de comunicación las irregularidades y delitos electorales cometidos durante el proceso, y promover de forma activa la participación ciudadana a lo largo del proceso.

Algunos integrantes de la Red comenzaron a realizar en los meses siguientes estrategias de actuación en torno a la observación electoral en un sentido amplio, de manera que, con la finalidad de formar alianzas estratégicas de apoyo mutuo y denuncia conjunta, fue necesario acercarse a otras iniciativas ciudadanas.

Entre los proyectos con los que la RUCD ha colaborado de forma cercana se cuentan la Red Rompe el Miedo; Observación que sí Cuente, promovida por la Universidad Iberoamericana, y Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

A lo largo de los dos meses siguientes se mantuvieron igualmente reuniones en las instalaciones del Centro Universitario Cultural, en las que varios de los participantes en la Red han estado presentes para ahondar en los análisis en relación con la importancia de velar por el respeto a la voluntad popular, y por la integridad y legitimidad del proceso electoral.

En este sentido, y tomando en cuenta los tres ejes de acción mencionados, la Red centró sus esfuerzos en convocar ampliamente a la ciudadanía nacional e internacional a participar en las acciones de observación electoral con el propósito de que estuvieran presentes el 1º de julio en distintos lugares de la República Mexicana, y antes de la jornada para prepararse y poder fungir como un actor importante, que si bien no puede intervenir en forma directa, sí puede con su sola presencia inhibir las acciones fraudulentas e ilícitas.

Situación que experimentó la RUCD en su ejercicio de observación in situ. Con enlaces en 24 estados de la nación y despliegue de brigadas en cuatro entidades: Morelos, Puebla, estado de México y Ciudad de México y misiones especiales en tres más: Chiapas, Tlaxcala y Veracruz. Así, con el apoyo de alrededor de un centenar de visitantes internacionales, la RUCD ha podido constatar la histórica participación ciudadana en la jornada del 1º de julio pasado, y cómo, a pesar de las distintas prácticas ilícitas y presuntos delitos electorales que documentó y que deben corregirse, es posible afirmar que la voluntad manifestada por una vasta mayoría del pueblo mexicano por medio del voto fue respetada.

México: Las ocho mujeres que ocuparán las Secretarías de Estado

 Redacción AmecoPress

     

Cd. de México, 09 jul. 18. AmecoPress/AlMomentoMX.- Luego de un contundente triunfo con más del 50% de los votos en todo el país, el Presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, ratificó los nombres que ya había dado desde diciembre de quienes serán los integrantes del gabinete presidencial.

Y aunque todavía se pueden realizar algunos cambios hasta la fecha de su toma de protesta, de 17 puestos que integran el gabinete, 8 serán ocupados por mujeres.

Secretaría de Gobernación (Segob): Olga Sánchez Cordero

Ex Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación entre 1995 y 2015. Licenciada en derecho por la UNAM, con estudios de posgrado en Gran Bretaña. Diputada constituyente de la Ciudad de México, ha recibido siete doctorados Honoris Causa.

Secretaría de Economía (SE): Graciela Márquez Colín

Investigadora del Colegio de México, licenciada en Economía por la UNAM y maestra en Economía por el Colegio de México, doctora por la Universidad de Harvard. Pertenece al Sistema Nacional de Investigadores y es autora de varios artículos sobre
política comercial, industrialización, desigualdad y desarrollo económico.

Secretaría de Energía (Sener): Norma Rocío Nahle García

Se trata de la actual coordinadora de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, es ingeniera química por la Universidad Autónoma de Zacatecas. Ha trabajado en diferentes áreas de Pemex.

Nahle fue asesora de la Comisión de Energía en la Cámara de Diputados en la LIX y LXI y del Senado de la República en la LXII Legislatura. Ha sido ponente sobre el tema de petrolíferos y petroquímicos en los foros sobre reforma energética que llevó a cabo el Senado en 2008 y 2013.

Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS): Luisa María Alcalde Luján

Es licenciada en Derecho por la UNAM, tiene estudios de maestría en Derecho por la Universidad de Berkeley, California. Fue asistente de investigación en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, posteriormente en 2011 Coordinadora Nacional de Morena Jóvenes y Estudiantes. De 2012 a 2015 fue Diputada Federal en la 62 legislatura, en la que participó como secretaria en la comisión de Trabajo y Previsión Social.

Secretaría de Cultura: Alejandra Frausto Guerrero

Egresada de la Facultad de Derecho de la UNAM, fue directora de Difusión Cultural de la Universidad del Claustro de Sor Juana, directora del Instituto Guerrerense de Cultura, y director de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas.

Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat): Josefa González Blanco Ortiz Mena

Egresada de la Escuela de Derecho de la Universidad Anáhuac, con maestría en la Universidad John F. Kennedy. En Chiapas ha impulsado proyectos de rescate de especies en el parque Los Alushes, en Palenque.

Secretaría de la Función Pública (SFP): Irma Eréndira Sandoval Ballesteros

Investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales, licenciada en Economía por la UNAM y licenciada en Sociología por la UAM, estudios de maestría por la UNAM y doctora en Ciencias Políticas por la Universidad de California. Sus trabajos de investigación se basan en la corrupción en México. Fue diputada constituyente de la Ciudad de México.

Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol): María Luisa Albores González

Agrónoma por la Universidad de Chapingo, especialista en Economía Social. Especialista en Economía social y solidaria y emprendedurismo. Actualmente participa dentro del consejo de administración de Yeknemilis A.C (Vida Buena en náhuatl) con los cuales han realizado diferentes proyectos que tienen incidencia en la producción en campo (manejo de la producción, mejora en la cosecha, manejo poscosecha, líneas de transformación y búsqueda de financiamiento para el acopio del producto en café, pimienta, maíz, miel, proyectos de traspatio, ecotecnias y servicios ecoturísticos).

Hasta el día de hoy, estas destacadas mujeres mexicanas fueron ratificadas para ostentar la titularidad de 8 de las dependencias más importantes que son soporte del primer gobierno de izquierda de la República Mexicana. Deberemos esperar hasta la Toma de Protesta de quien fuera candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, como Presidente Constitucional de México para que sea él quien tome protesta a todas estas futuras Secretarias de Estado.

Fotos: AlMomento.

— -