6/13/2011

LA MARCHA DE LAS PUTAS !! MEXICO !!

El comentario machista que encendió la «marcha de las putas»

Difícilmente podría pensar el policía de Toronto Michael Sanguinetti que aquel día que decidió sacar a pasear al machista que lleva dentro ("las mujeres deben evitar vestirse como putas para no sufrir violencia sexual") estaba empujando a la calle a miles de personas de todo el mundo bajo un lema sin dobles interpretaciones: “La marcha de las putas”.


Una multitudinaria marcha celebrada en México D. F. ha sido la última contra la violencia machista
13 Junio 11 - Madrid - I. R.

Sanguinetti soltó en público, durante un seminario, lo que otros muchos hombres dicen, piensan o sugieren en privado en la barra de un bar o en una reunión de amigotes, con unas copas de más o incluso con unas copas de menos. La expresión es motivo de broma y pavoneo, y también algún que otro renglón en los guiones de cine, como aquel repulsivo y delincuente personaje encarnado por Santiago Segura en “Airbag”, que se justificaba ante los agentes con un histriónico “cómo iba a saber que eran menores si las visten como putas”.

Los desvelos del policía de Toronto por la vestimenta de las mujeres saltaron a las redes sociales a través de la activista Minerva Valenzuela, que el pasado 12 de mayo las incluía en su blog, acompañadas de la propuesta de aplicarles un antídoto por aquel entonces de corto recorrido: convocar una Slut Walk (“marcha de las putas”) en señal de repulsa.

La convocatoria tuvo éxito en Canadá, y reunió en varias ciudades a miles de mujeres (que se presentaron “vestidas como putas”, según rezaba el llamamiento oficial) y unos cuantos hombres que corearon lemas en los que se reivindicaba el derecho de las mujeres a elegir por ellas mismas la cantidad de ropa que sacaban del armario, y a desligar la vestimenta de cualquier episodio de acoso o de abusos sexuales.

Sorprendentemente, y empujada por Facebook y Twitter, la iniciativa se convertía en fenómeno sociológico y saltaba de Estados Unidos, y de ahí a una decena de países de todo el mundo. Y los que quedan por llegar.

“Mi cuerpo es mío”
La última ciudad en sumarse a la reivindicación ha sido México D.F., donde entre 3.000 y 7.000 personas, según las autoridades, se echaron a la calle este pasado domingo al grito de "No es no, mi cuerpo es mío", para condenar la violencia de género y exigir que no se juzgue a las mujeres por cómo visten.

Muchas de las participantes llevaban minifalda y ropas ajustadas, y algunas de ellas menos incluso que eso, y portaban carteles con lemas como “Me reservo el derecho a vestirme como me da la gana”, "Tengo calor, no te estoy coqueteando", "Ni putas ni santas, solo mujeres", "Machete al machote", "Escucha, baboso, yo escojo a quién me cojo" o "Escote sí, escote no, eso lo decido yo".

En este país, según datos oficiales, cada año son violadas una media de 1.200 mujeres. El problema es de similar envergadura en países de la zona donde también se celebraron estas “marchas de las putas”, como El Salvador, Nicaragua, Honduras o Guatemala.

La convocatoria ha prendido además en las principales ciudades de Francia, Reino Unido o Australia. En este último país se denunciaron 34.000 casos de agresión sexual contra mujeres en 2009 y 2010, según una encuesta. Este mismo lunes, sin ir más lejos, medio millar de mujeres protestaron por las calles de Sidney, como ya lo habían hecho en las otras cuatro principales ciudades australianas.

Abrumado por semejante respuesta ciudadana, el policía Sanguinetti, el ex agente anónimo de Toronto, ha pedido disculpas por su comentario. Jamás imaginó la que se le iba a venir encima.

En la Marcha de las Putas:

“Ni vaginas, ni pechos, sólo mujeres que exigen sus derechos”


2 mil 500 personas se manifiestan en la Marcha de las Putas. Al año, 120 mil mujeres sufren violencia sexual: OCNF

México DF. Que mujeres víctimas de violencia sexual tengan acceso integral a los servicios de salud, los cuales deben incluir anticoncepción de emergencia e interrupción legal del embarazo, así como promover la denuncia y las sanciones administrativas, civiles y penales en contra de servidores públicos que cometan violencia de género institucional, fueron algunas de las exigencias que se dejaron escuchar la tarde de ayer durante la Marcha de las Putas.

Al grito unísono de “Escucha, baboso, yo elijo a quien me cojo” y “Escucha, acosador, no me gusta el arrimón”, cerca de 2 mil 500 personas se manifestaron, desde la Glorieta de la Palma y hasta el Hemiciclo a Juárez, para erradicar la violencia contra las mujeres, por lo que demandaron acciones afirmativas y políticas públicas integrales, pues “las mujeres no somos objetos, somos humanas, con derechos que merecemos sean respetados, tanto por particulares como por gobierno”.

Como parte de un pronunciamiento emitido al término de la movilización, Yuriria Rodríguez, integrante del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), exigió a las autoridades federales y estatales la aplicación e implementación de la Norma Oficial Mexicana 046 sobre Violencia Familiar y Sexual contra las Mujeres, la cual, dijo, a dos años de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, es ignorada de manera sistemática.

“Esta disposición es producto de una larga lucha para garantizar el acceso legal a servicios de salud cuando las mujeres son víctimas de violencia sexual, cuando quedan embarazadas y requieren de un aborto, casos en lo que el Estado debe proporcionarles atención urgente y de manera inmediata”.

De acuerdo con Rodríguez, la Secretaría de Salud federal reporta que al año se realizan 120 mil violaciones de mujeres, de estas, 65 por ciento tienen entre 10 y 20 años de edad, a las que, en su mayoría, no se les proporcionan servicios integrales de salud.

En materia de feminicidio, la activista señaló que de enero 2009 a junio 2010 fueron reportados mil 728 homicidios dolosos de mujeres en 18 estados del país, la mayoría de los cuales quedaron sin resolver debido a la impunidad de las autoridades.

Por su parte, Gabriel Amezcua, representante de Atrévete DF, espacio virtual donde las personas comparten sus historias de acoso en las calles, hizo un llamado para dejar de perpetuar el estereotipo de que los hombres son incontrolables por naturaleza y las mujeres tentadoras y provocativas.

“Intervengamos cuando seamos testigos del abuso sexual, informémonos, respetemos, promovamos el diálogo y la sexualidad informada, libre y sana, visibilicemos las cosas que nos suceden a diario, atrevámonos a alzar la voz, a romper prejuicios y a decir ‘este cuerpo es mío’; ninguna ocupación, vestimenta o actitud, vuelve a una mujer una puta”.

Al respecto de la marcha, Minerva Valenzuela, una de las organizadoras, manifestó sentirse satisfecha por la cantidad de gente que participó, y dijo que, con marchas o sin marchas, seguirán en la búsqueda de nuevas acciones para transformar la realidad de las mujeres mexicanas, pues “estamos ya muy dolidas de seguir perpetuando estereotipos”.

La activista reconoció la importancia de que la mayoría de las mujeres que participaron no asistieron precisamente con escote y minifalda, pues en este país “incluso en pants, con rímel corrido, en fachas o con moscas revoloteándote, eres acosada”

NOM 046 sobre Violencia Familiar y Sexual contra las Mujeres

Esta norma, publicada en 2009, permite a los médicos suministrar la anticoncepción de emergencia e interrumpir el embarazo de las mujeres víctimas de una violación.

Se trata de la solución que el Estado mexicano realizó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el caso Paulina, menor de edad víctima de una violación, y a quien el estado de Baja California no le permitió realizarse un aborto.

A raíz de esto, el Estado mexicano se comprometió a establecer garantías de no repetición con el propósito de evitar que otra mujer víctima de violencia sexual se enfrentara a los mismos obstáculos que Paulina, compromiso que, afirman las activistas, carece de una implementación efectiva

Se realiza la “Marcha de las putas” en Oaxaca

Por Oscar Rodríguez
Domingo, 12 de Junio de 2011 | 22:05
Oaxaca de Juárez.- La llamada “marcha de las putas” fue replicada en la capital oaxaqueña con una reducida manifestación, que sumó a menos de 50 activistas.

La manifestación nacional contra la violencia sexual y de género, fue notoria por los gritos de repudio a la violencia sexual y por la portación de cartulinas blancas con el lema "No significa No".

Las oaxaqueñas que partieron de la emblemática fuente de las 8 regiones y lograron arribar al zócalo oaxaqueño, exigieron a su paso el respeto a su forma de vestir, que no las estigmaticen por utilizar ropa escotada o minifaldas.

Carmen Ramírez, una de las promotoras de la movilización, dijo que la jornada busca decirle a la sociedad y al gobierno que no se puede ya seguir culpando a las mujeres de las agresiones sexuales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario