2/23/2011

El virus del Papiloma Humano no se cura, sólo se trata

Foto YVKE
Foto YVKE

La enfermedad del Papiloma produce cáncer de cuello uterino / Más de 100 subtipos de esta enfermedad de transmisión sexual, afectan el área genital

El Virus del Papiloma Humano (VPH) no se cura, una vez adquirido no se elimina y todavía sigue sin existir un tratamiento para el VPH, sino para la verruga, pudiendo aparecer otras lesiones con los años.

Esta enfermedad de transmisión sexual es el factor de riesgo más importante para el cáncer de cuello uterino. Aunque no todos los que se infectan con el VPH desarrollan esta enfermedad, así lo explicó la médico ginecóloga y obstetra Patricia Ortega.

La enfermedad progresa a cáncer cuando las lesiones no se tratan y van avanzando, "porque el cáncer es la multiplicación desordenada de una célula, en este caso el virus entra en ella, la altera, hace que se transforme y aparecen las verrugas. Si se eliminan las verrugas estás eliminando la posibilidad de que se presente el cáncer ya que se quita el foco", detalló la ginecóloga Ortega.

Explicó que de los más de 100 subtipos de esta enfermedad de transmisión sexual, más de 30 afectan el área genital y se han clasificado en subtipos de alto y bajo riesgo para producir el cáncer.

Descripción de los virus

Los virus del papiloma humano (VPH o HPV del inglés human papilomavirus) son un grupo diverso de virus ADN perteneciente a la familia de los Papillomaviridae. Como todos los virus de esta familia, los VPH sólo establecen infecciones productivas en el epitelio estratificado de la piel y mucosas de humanos, así como de una variedad de animales.

Se han identificado alrededor de 200 tipos diferentes de VPH, la mayoría de los cuales no causan ningún síntoma en la mayor parte de la gente. Algunos tipos de VPH pueden causar verrugas o condilomas, mientras otros pueden generar infecciones subclínicas, que pueden (en una minoría de casos) dar lugar a cáncer cervical, cáncer de vulva, vagina y ano en mujeres, o cáncer de ano y pene en hombres. La mayor parte de la gente infectada por VPH desconoce que lo está. Todos los VPH se transmiten por contacto piel a piel.

Entre treinta y cuarenta tipos de VPH se transmiten normalmente por contacto sexual e infectan la región anogenital. Algunos tipos de VPH transmitidos por contacto sexual pueden producir verrugas genitales. La infección persistente con algunos tipos de VPH transmitidos sexualmente denominados de «alto riesgo» (diferentes de los que causan verrugas) puede evolucionar y producir lesiones precancerosas y cáncer invasivo.

La infección con VPH es la causa principal de casi todos los casos de cáncer cervical, aunque en la mayor parte de las infecciones con este tipo de virus no se produce ninguna patología. En el año 2008 el médico alemán Harald zur Hausen (1936-) recibió el Premio Nobel de Medicina por el descubrimiento de VPH como una causa de cáncer cervical.

De acuerdo a cifras de la OMS, en 2004 había más de 650 millones de personas con el virus.

Las verrugas, llamadas condilomas, pueden aparecer en el pene, vulva, vagina, cuello uterino, zona anal, perianal y periné, detalla la médico.

Explica que este se aloja en las células de la zona y puede permanecer años allí, latente, sin producir verrugas.

¿Cómo se detecta?

Puede detectarse las lesiones por VPH haciendo un examen físico, colposcopia o vulvoscopia (se ve ampliado el cuello del útero) y aplicando reactivos para hacerlas visibles. La citología puede detectarlo o no. En general se diagnostica cuando hay una lesión.

Dos vacunas aprobadas

Ya existen dos vacunas aprobadas para prevenir el VPH y han demostrado ser efectivas. Empezaron a indicarse entre los 10 y 25 años, pero investigaciones arrojan que puede colocarse hasta los 40 años. En Venezuela no se aplica.

Cifras de la Organización Mundial de la Salud

Cada año se producen millones de casos de infecciones víricas, incluida la infección por VIH. Además, la infección de transmisión sexual por el virus del papiloma humano (VPH) está estrechamente vinculada al cáncer cervicouterino, que anualmente se diagnostica a más de 490.000 mujeres y provoca 240.000 muertes.

Cada año, alrededor de ocho millones de mujeres embarazadas sufren complicaciones potencialmente mortales a consecuencia de infecciones de transmisión sexual y del mal estado de su salud sexual. Se estima que 529.000 mujeres mueren anualmente durante el embarazo y el parto, principalmente en los países en desarrollo, por causas en gran medida prevenibles.

"Está produciéndose un aumento realmente alarmante en el número de infecciones de transmisión sexual y en su gravedad", señala el Dr. Anders Nordström, Director General en funciones de la OMS. "Además, las consecuencias de una mala salud sexual y reproductiva van mucho más allá de las infecciones de transmisión sexual, ya que son causa directa de enfermedades y muertes que podrían prevenirse de raíz. Es inaceptable que hoy en día una mujer muera durante el parto o que alguien sea VIH-positivo por falta de información y recursos".

De acuerdo a la OMS, los jóvenes son particularmente vulnerables. Cada año se producen más de 100 millones de infecciones de transmisión sexual curables y una parte importante de los 4,1 millones de casos nuevos de infección por VIH se dan entre jóvenes de 15 a 24 años de edad. Los embarazos precoces, los abortos en condiciones de riesgo, las infecciones de transmisión sexual, incluida la infección por VIH, y la coacción y violencia sexuales son algunos de los problemas de salud sexual y reproductiva que afectan a los adolescentes (de edades entre 10 y 19 años) con una vida sexual activa.

Prevención

La manera más segura de eliminar el riesgo de una infección genital por VPH es evitar cualquier tipo de contacto genital con otro individuo.

Para aquellas personas que optan por ser activas sexualmente, una relación a largo plazo, mutuamente monógama con una pareja no infectada es la estrategia con más posibilidades de prevenir la infección genital de VPH. Sin embargo, es difícil determinar si la pareja que ha sido sexualmente activa en el pasado está infectada actualmente con el virus.

Aunque no está comprobado que el condón protege en un 100% del contagio, se recomienda su utilización porque también puede utilizarse para prevenir contraer otras enfermedades de transmisión sexual.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario