11/18/2019

La dilatada negociación del cambio


Lorenzo Meyer

Una parte del México político está empeñada en llevar a cabo modificaciones de forma, pero sobre todo de fondo, en el ejercicio del poder. Naturalmente, otra parte está igualmente empeñada en impedirlos, modificarlos o retrasarlos en espera de una posible vuelta al mando.
Nuestra lucha política es la de siempre, pero en un contexto donde el nivel de la disputa abierta es mayor porque rasgos centrales del viejo régimen han desaparecido o están en posibilidad de serlo y los intereses afectados se defienden.
Desde hace mucho tiempo, y con períodos de gran violencia, las reglas que enmarcaban el viejo proceso fueron cambiando. El antiguo sistema fue cediendo espacios y reconociendo a nuevos actores. El proceso ha desembocado en un ejercicio del poder muy abierto y muy ruidoso, más participativo y menos predecible. El México de hoy está bien lejos de aquel donde parecía que “no se movía una hoja sin la voluntad del padre presidencial”.
La ruta más rápida para introducir reformas sustantivas en el ejercicio del poder es “a la francesa”: la revolución. Su meta es llevar a cabo cambios políticos, sociales, económicos y culturales de fondo, de manera acelerada e impulsarlos y consolidados mediante el uso de la fuerza. Intentos de revolución en los dos últimos siglos ha habido muchos, pero pocos han tenido éxito y son menos los que han dado resultados duraderos y positivos.
La alternativa a la revolución es la negociación entre antagonistas. Y en este caso hay variantes notables. Hay transformaciones negociadas y pacíficas, aunque nunca fáciles, como los de Portugal en 1973 o España tras la muerte de “el caudillo”. Las hay, como el caso de Sudáfrica, que combinaron la violencia revolucionaria —lucha que se cobró miles de víctimas— con la negociación y que tomó un tiempo largo antes de lograr abolir las leyes del apartheid.
La construcción de la sociedad dual en la recién creada Unión Sudafricana se inició en 1910, se consolidó a partir de 1948 y se mantuvo a sangre y fuego hasta 1994, cuando Nelson Mandela, el líder de la mayoría negra y preso durante 27 años, negoció con la minoría blanca, en condiciones complejísimas, una constitución que puso fin al último Estado legalmente racista.
La transformación mexicana que ha permitido experimentar por primera vez en nuestra historia el arribo al poder de una izquierda mediante elecciones libres, muy competidas y limpias, no tiene el equivalente a un 14 de julio francés, al acuerdo Mandela-de Klerk o a la jura de 1978 de la constitución democrática española.
En realidad, ni siquiera hay consenso sobre cuando podemos datar el inicio y la conclusión del cambio ¿Se inicio en el sangriento 1968? ¿Fue con la reforma política de 1977 que, a su vez, fue respuesta a la “guerra sucia” de entonces? ¿Es la crisis de 1982 que puso fin al modelo de economía protegida y de Estado económicamente activo? ¿Quizá el inicio está en la insurgencia electoral de 1988 y la primera gubernatura de oposición de 1989? ¿Es mejor fecha 1994, año del alzamiento zapatista y el asesinato del candidato presidencial del partido de Estado? ¿O la fecha adecuada la marca la victoria de Vicente Fox y el PAN en el 2000 o el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en 2018?
En realidad, cada una de los momentos señalados y algunos más, son otros tantos episodios del prolongado proceso mexicano para modificar su régimen político.
La gestación del cambio abarca todo el conjunto de incidentes y procesos, violentos unos, pacíficos o mixtos otros, que fueron llevando a desmantelar el orden postrevolucionario en una prolongada “guerra de retaguardia”, donde en cada coyuntura el status quo cedió algo de terreno y modificó algo de su naturaleza original.
El proyecto de López Obrador es lograr que su sexenio sea el que cierre el arco del cambio del que fuera uno de los sistemas autoritarios más exitosos. Se propone finalizar el ciclo, aunque sin una simbólica nueva constitución y desde una posición de izquierda bastante moderada.
Lo relativamente acelerado de esta etapa final del proceso de transformación tiene como contraparte una gran estridencia. El silencio y “orden” de los largos años del autoritarismo clásico —que hoy muchos echan de menos— nos está pasando hoy la factura y eso era inevitable.

Programa Tiempo de Mujeres en CFRU radio universitaria de la ciudad de Guelph sab 16 nov 2019

TIEMPO DE MUJERES
Desde cfru 93.3 fm la Radio de la Universidad de Guelph

en Ontario, Canadá
escúchalo cada sábado en www.cfru.ca

MUJERES POR LA DEMOCRACIA
Bienvenida al programa de hoy

* * * *
Noticias de Género en la Red

* * * *

Género En La Mira
periodista feminista
Doctora en estudios de Genero
-Distintas respuestas de feministas latinoamericanas ante el golpe de estado al gobierno de Evo Morales-
Es nota pública lo sucedido en el país de nuestra región Bolivia sobre el Golpe de Estado sufrido por el gobierno de Evo Morales Ayma, la situación que vive la población boliviana se ve afectada por la represión, y como siempre decimos somos las mujeres las mas vulnerables , y en este caso en un país donde una gran mayoría son indígenas la violencia es doble, pero cuáles son las opiniones de las mujeres feministas en esta situación política y de violación a los derechos humanos.




Este año marca el 25.º aniversario de la innovadora Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD), que tuvo lugar en El Cairo en 1994. En esa Conferencia, 179 gobiernos aprobaron un Programa de Acción, reconociendo que la salud reproductiva, el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género son la ruta hacia el desarrollo sostenible.Hoy, el mundo se encamina a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para el año 2030, y la salud sexual y reproductiva universal es fundamental para gran parte de esta agenda: poner fin a la pobreza, garantizar la seguridad, la buena salud y el bienestar, hacer realidad la igualdad entre los géneros y lograr el desarrollo sostenible de las comunidades, entre muchos otros objetivos. 



Y sobre esta misma Conferencia tenemos
Cada día, en los países del Sur en desarrollo 20 000 niñas y adolescentes dan a luz, lo que se traduce en que 7,3 millones de nacimientos anuales son de madres menores de 18 años, mientras que las complicaciones del embarazo y el parto siguen como la mayor causa de muerte de este grupo de mujeres.
Con esos datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) como contexto, las jóvenes que participaron en la 25 Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD25), clausurada este jueves 14 en Nairobi, clamaron porque se atiendan a plenitud de sus derechos sexuales y reproductivos.

CIMAC NOTICIAS
También ha sido nota pública lo sucedido en otro país de la región Chile sobre la represión a los movimientos sociales contra los aumentos en servicios por el presidente Sebastian Piñera, las situación de las mujeres en Chile deja mucho que desear aún cuando han tenido una mujer en la presidencia no se han visto reflejados sus derechos en la Cosntitución por lo que en nuestro siguiente tema hablaremos de las 




Escucha este Programa

Escucha los programas anteriores en la web de la radio

sigue nuestra página en Facebook
Todos los Sábados de 6 a 9 de la noche
(tiempo del Este)

EL MEREQUETENGUE SURAMERICANO + GRINGO.


SATIRICOSAS
- Manú Dornbierer – 

Por fortuna - ya nos tocaba - México es una excepción dentro del relajo que afecta al planeta. Le llegan olas , sí, pero no han podido desbalancear a la 4T ni el mal fario mundial ni los sangrientos cárteles fortísimos que nos dejó Calderón , ni la prensa chayotera, que sigue chillando cada día más desprestigiada. Todo por Evo Morales que sacó de la miseria extrema a 30% de la población de Bolivia . No les gustó el asilo. Caramba, que “falta de ignorancia” hubiera dicho Cantinflas. Nuestro país recuperó su reconocida internacional gallardía de otros tiempos , antes de que Salinas y sus títeres fuesen gatos de los gringos durante 36 años. 

Bueno, lo reconoce hasta el gran enemigo del Peje, Diego Fernández de Ceballos que le jaló las orejitas al jovencito (aunque ya pelón) Markito, el pequeño director del PAN, fundado en 1939 , tan ignorante como escandaloso, que se opone a la mundialmente apreciada tradición mexicana de asilo político. Brincaba de gusto por el golpe de estado al gran aymara Evo Morales. Los aymara son los habitantes originarios de la meseta andina del Lago Titicaca, en Bolivia , pero además abarcan el norte de Argentina y el sureste de Perú.

UNA RACISTA OXIGENADA.

Jeanine Añez, autoproclamada “presidenta interina de Bolivia” en una sesión legislativa que no tenía quórum suficiente para efectuarse, exhibió con orgullo 2 BIBLIAS con las que juró cumplir con “rectitud” su deber. Tras decir en un tuit : “ Sueño con una Bolivia libre de ritos satánicos indígenas. La ciudad no es para los indios. Que se vayan al altiplano o al chaco” 

Esta presentadora de TV le echó la culpa de su ilegalidad nada menos que al Creador : “Dios ha permitido que la Biblia vuelva a entrar al Palacio. Que él nos bendiga”, insistió al tiempo que ingresaba a la sede presidencial en La Paz. Entre gritos y lloriqueos exclamó : “¡Gloria a Dios! ¡Gloria a Dios!”. 

¿Y el señor Hincapié, su marido, político colombiano, no pudo ayudarla? ¿Y no estará metido el presidente de Colombia , Iván Duque Márquez? ¿ Y su mentor Trump no pudo pedirle una mejor actuación? Claro, Bolsonaro de Brasil, con su hijín al que nombró embajador de su país en Washington, tampoco hicieron nada para evitar tanta ridiculez. 

LA CNN APOYA, PERO ... 

Enrique Dussel asegura que el caso boliviano ocurre de manera inesperada frente a un gobierno que había conseguido tanto éxito. “Bolivia era el país más pobre de América Latina junto con Haití y ahora es el que ha aumentado anualmente su porcentaje de riqueza como ningún otro. Nadie podía esperar ahí una reacción como la que se ha dado“.

Sobre el fanático PASTOR Fernando Camacho, líder cívico boliviano, que está tras la chaparrita, el profesor Enrique Dussel aquí en México resaltó en el programa de Aristegui, algo terriblemente interesante de lo hecho por Añez : “Ha dejado claro que se planea sacar la Pachamama (diosa inca que representa La Tierra ) de los lugares públicos y en su lugar imponer la Biblia” con la que están llevando el movimiento los opositores a Morales es de grupos evangélicos, “un fenómeno que ha pasado desapercibido”. Luego del golpe en Bolivia: Lo que puede ocurrir es una especie de "lucha religiosa", pero que es esencialmente política. En América Latina y en Bolivia en especial “estamos frente a un momento sumamente grave”, aseguró . “Es una presidenta absolutamente ilegítima…” , completó refiiédose a Jeanine Añez. (...) Luego del avance que los gobierno progresistas en América Latina , como el de Lula da Silva en Brasil y el kirchnerismo en Argentina la región “dio un paso atrás”, originándose una reorganización de la derecha que coincide con una serie de fenómenos como lo ocurrido con el golpe de Estado en Bolivia.

Señaló, el profeso que en el caso de golpes de Estado como el de Pinochet en Chile, los que dirigían el movimiento lo hacían con una consiga con la que decían que tenían que afirmar una civilización occidental y cristiana contra el comunismo y socialismo. No obstante, en la actualidad las cosas han cambiado. (...) “Ya no es la civilización occidental y cristiana católica de derecha, sino que estamos viendo un fenómeno nuevo y es que son las iglesias evangélicas las que están apoyando el proceso brasileño y ahora en Bolivia con un hombre desaforado como Fernando Camacho“. Respecto la “Pachamana “ una diosa inca totémica que representa a La Madre Tierra” es bueno saber que la consideran estos imbéciles ( el adjetivo es mío) ‘un horrible paganismo’ que el cristianismo debe remplazar a rajatablas. Entonces esa Biblia ya no es una Biblia católica de derecha, es una Biblia evangélica que vienen de las sectas norteamericanas que cambia la subjetividad de un indígena que tiene su cultura y sus usos y lo quiere transformar en un hombre moderno”. A ver qué pasa, pero una nueva implantación evangelista con estos locos puede ser peligrosa. librosdemanu@gmail.com

Manú Dornbierer

Asilo en México, de Trotsky a los antimaduristas



Ebrard y Morales. Resguardo en México. Foto: Octavio Gómez
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La reacción indignada que provocó en un sector de la sociedad mexicana la decisión del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de otorgar asilo político al expresidente boliviano Evo Morales hace eco a la “violenta campaña” que enfrentó la administración del expresidente Lázaro Cárdenas hace ocho décadas, cuando abrió las puertas de México a más de 25 mil republicanos españoles.
Esa campaña sostenía que los republicanos “iban a dar rojos, comunistas, matacuras, etcétera. Todo México se puso contento cuando llegaron los republicanos pero a la derecha le molestó mucho”, recuerda el doctor Pablo Yankelevich.
En entrevista, el profesor-investigador del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de México, sostiene que “lo mismo ocurrió cuando vino Trotsky o cuando llegaron los chilenos; revisa la prensa de esos años, revisa los órganos de los sectores más conservadores de la sociedad mexicana: no estaban de acuerdo con esta política porque decían que el país se iba a llenar de radicales, comunistas y ateos”.
–¿Quiénes eran estos sectores más conservadores? –se le pregunta.
–La derecha mexicana vinculada con la Iglesia y de alguna manera los orígenes del PAN, que en 1939 se crea en contra del cardenismo. Era un partido muy opositor a la llegada de los republicanos –recalca el historiador.
A lo largo de la semana, después de que el gobierno mexicano calificó la crisis constitucional de Bolivia como golpe de Estado y ofreció asilo político a Morales, legisladores del PAN alentaron en redes sociales la campaña #EvoNoEresBienvenido, y el jueves 14 propusieron una consulta para determinar si los mexicanos aprueban o no el asilo al exmandatario.
Marko Cortés, el presidente nacional del partido conservador, afirmó que “es inaceptable que México quiera dar asilo político a un dictador, aquí en México no son bienvenidos los dictadores (…) no vemos correcto que en México se abra la puerta a quien hizo sufrir al pueblo y se quiso mantener en el poder a costa de lo que fuera, incluso haciendo fraude”.
Enseguida, medios y comentaristas participaron en la campaña: cuestionaron que el Estado mexicano destine recursos para la manutención del líder indígena o insistieron en el presunto fraude electoral del pasado 20 de octubre. Con base en una encuesta telefónica realizada sólo a 309 personas y publicada en primera plana, Reforma planteó incluso que 58% de los mexicanos rechaza la decisión del gobierno federal.
En redes sociales se desataron comentarios de carácter racista, dirigidos contra los orígenes indígenas del expresidente boliviano.
En el otro lado del espectro político mexicano, algunos actores de izquierda también hicieron uso de la imagen de Morales: no para repudiar al “dictador”, sino para presumir su solidaridad con el líder indígena, víctima de un “golpe de Estado”.
Así, a lo largo de la semana pasada integrantes del gobierno de López Obrador, como el canciller Marcelo Ebrard e Irma Eréndira Sandoval, titular de la Secretaría de la Función Pública, así como Claudia Sheinbaum, la jefa del gobierno capitalino, y militantes de Morena –los diputados Mario Delgado y Gerardo Fernández Noroña, entre otros– publicaron en sus redes sociales fotografías que mostraban su proximidad con Morales.
Esta capitalización política de la imagen de los asilados tampoco “es una novedad, hay antecedentes de esto”, afirma Yankelevich.
“Si revisas la historia, cuando Luis Echeverría le dio asilo político a la familia de Salvador Allende la recibió en Palacio Nacional; cuando el expresidente argentino Héctor José Cámpora pudo salir de la embajada, porque los militares no querían darle un salvoconducto, el primero que lo recibió fue José López Portillo”, recuerda.
Insiste en que a lo largo de su historia México otorgó protección internacional a miles de personas sin distinguir sus orientaciones políticas, bajo la consideración de que el asilo es “una figura jurídica fundamentalmente humanitaria, que atiende a la preservación de la libertad y de la vida de la gente”.
Paradoja
Autor de una treintena de libros, Yankelevich advierte: “Mucho cuidado con hacer paralelismos: son situaciones muy distintas, pero lo que a mí me parece importante es reconocer que la posición de México de hoy respecto al asilo, no es una novedad.
“La novedad es que se haya vuelto a lo que se hizo durante el siglo XX y que se dejó de hacer a partir de los noventa por muchas razones, entre otras porque aparecen los procesos de redemocratización en América Latina y la conflictividad política desciende”.
Su libro más reciente, Los otros (Diásporas, 2019), ofrece una mirada profunda sobre la política migratoria mexicana durante la primera mitad del siglo XX. Con base en archivos históricos inéditos documenta el origen de fenómenos que siguen vigentes 100 años después, como el uso del territorio mexicano como lugar de tránsito para llegar a Estados Unidos o la corrupción en la administración migratoria.
El libro permite hacer un repaso por la historia del asilo, una tradición que instauró el gobierno cardenista en medio de una “paradoja”: según Yankelevich, la ley migratoria de 1936 resultó la “más restrictiva de la historia mexicana”, pues establecía cuotas de hasta 100 extranjeros por nacionalidad y por año, así como discriminaciones raciales y religiosas.
Sin embargo, la misma ley consagró la apertura de México a los que huían de persecuciones políticas. “Es una cosa muy importante: cierra las puertas a la inmigración, pero plantea un país abierto a los perseguidos políticos; ahí no habla de raza, de color, de nada”, comenta el académico.
La ley de 1936 fue producto del contexto mexicano anterior: “México es un lugar que vive una revolución, que se convierte en un lugar atractivo para mucha gente del progresismo, no sólo latinoamericano, sino europeo: es un lugar donde están pasando cosas, en una América Latina que se condena en dictaduras. En México se habla de revolución popular, reparto agrario”.
Yankelevich resalta que la Revolución Mexicana “tiene un contenido latinoamericanista muy alto, se hace a espaldas de Estados Unidos, casi como una afrenta. Es como si fuera un ejemplo a seguir, un lugar abierto a los perseguidos políticos latinoamericanos”.
Recuerda que el peruano Víctor Raúl Haya de La Torre fundó la Alianza Popular Revolucionaria Americana en México; que el líder estudiantil comunista cubano Julio Antonio Mella fue asesinado en 1929 durante su exilio en el país, o que una gran cantidad de venezolanos perseguidos por Juan Vicente Gómez llegaron a México desde los veinte.
“En todos los años cincuenta y hasta los ochenta México está recibiendo permanentemente a asilados políticos, a muchísima gente, y algunos de ellos fueron jefes de Estado”, dice.
Retoma los ejemplos de Trotsky, al que México fue el único país del mundo que le otorgó visa; el expresidente guatemalteco Jacobo Árbenz, derrocado por un golpe de Estado en 1954; el expresidente argentino Héctor Cámpora se exilió en México, o el propio Fidel Castro.
“Evidentemente en la historia de América Latina han sido más los perseguidos de izquierda que los de derecha”, expone Yankelevich; sin embargo subraya que “México también dio asilo a gente de otros colores políticos”.
“No ha sido un obstáculo para que México haya otorgado más de 600 asilos a cubanos anticastristas entre 1959 y 1962; se conoce la política solidaria de México con Cuba, pero no fue un obstáculo para que la embajada de México en Cuba recibiera perseguidos políticos”.
En una coyuntura más reciente, resalta que López Obrador adoptó una posición de no intervención en la política interna de otra nación, y particularmente la posición frente al presidente venezolano Nicolás Maduro.
“México es un ‘país solidario’ con Maduro, y fíjate lo curioso: la segunda nacionalidad a la cual el gobierno mexicano está reconociendo la calidad de refugiado es a los venezolanos que no son simpatizantes de Maduro”, dice.
Este texto se publicó el 17 de noviembre de 2019 en la edición 2246 de la revista Proceso

Prensa México lunes 18 de noviembre



REFORMA
Transa Deschamps ¡hasta con sismo!
Bajo mando de Romero, sindicato quitó a petroleros más de 46 mdp para supuestamente donarlos a damnificados de 19S, según denuncia ante FGR.

EL UNIVERSAL
Crisis en universidades: adeudan 16 mil mdp 
La contratación de personal sin autorización de la SEP ni Hacienda, desorden financiero de administraciones anteriores, malas políticas en jubilaciones, así como prestaciones onerosas en algunos casos, son parte del problema que tiene en jaque al menos a nueve universidades públicas del país.

EXCELSIOR
Supra meta caja negra de Ingresos 
Los recursos por aprovechamiento “otros, otros” sobrepasaron, en tan sólo nueve meses, la meta anual establecida en la Ley de Ingresos 2019. De acuerdo con analistas, dicho rubro es la caja negra de los ingresos públicos, ya que en muchos casos no queda claro su origen y los excedentes se ejercen de manera discrecional, al no pasar por el proceso presupuestario.

MILENIO
En México, ficha biométrica a migrantes de interés para EU
Para reducir el riesgo de que organizaciones terroristas usen territorio mexicano como trampolín hacia el norte, los gobiernos de México y Estados Unidos mantienen activo, a través del Instituto Nacional de Migración, un programa de identificación biométrica de migrantes de países de interés para Washington en materia de seguridad.

EL HERALDO
Huachigás enciende alertas en 6 Estados
Primero se ubicaba la unidad, luego se robaba el camión y se trasladaba a otro sitio para guardar los cilindros de gas LP, finalmente la unidad era abandonada y las empresas recuperaban la unidad. Sin embargo, la delincuencia organizada comenzó a conservar los vehículos, cilindros y pipas para rellenarlas con producto robado que se comercializa hasta en un 50% por debajo del precio de mercado.

LA CRÓNICA
$151,000 millones no ha ejercido éste gobierno

Más de 151 mil millones de pesos no se han ejercido en el sector público e instituciones gubernamentales, incluidos programas estrellas del presidente Andrés Manuel López Obrador, que presentan subejercicios que van del 24 al 84 por ciento, entre ellos el de Jóvenes Construyendo el Futuro, programa de apoyo a jóvenes que no estudian ni trabajan para que se inscriban como aprendices y adquieran experiencia.

LA RAZÓN
Justifican en Diputados retraso en PEF: el plazo límite “es noble”
Con la finalidad de evitar críticas o cuestionamientos internos, la coordinación de la bancada de Morena envió una tarjeta informativa a sus 259 diputados para unificar el criterio de que el 15 de noviembre, fecha establecida en la Constitución para avalar el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), “no es una prohibición para aprobarlo en forma posterior (sino) un plazo más noble”. 

11/17/2019

En México el 95 % de los medios de información son de derecha y elloshan formado la ideología


Pedro Echeverría V.

1. México, durante toda su existencia, ha mantenido una ideología de derecha, conservadora, siempre al servicio del poder. No han faltado 100 o 500 mexicanos que desde la independencia del país en 1824, se manifestaron de manera consciente por la justicia social, la libertad e incluso la igualdad; pero al concluir cada movimiento (Independencia, reforma, revolución, cardenismo) el sistema capitalista ha recuperado su dominio y el pensamient ideológico del 98 % de la población vuelve esencialmente a lo mismo: respeto obligado al poder, al individualismo, al consumismo, a la competencia.Los medios de información –que sustituyeron en parte a la iglesia (prensa, radio y televisión) dominan totalmente por lo menos desde hace 70 años.

2. La iglesia hasta mediados del siglo XX y los medios de información desde entonces, han sido los grandes pilares que han impulsado la consolidación del capitalismo explotador y manipulador. La terrible ideología del miedo, de sumisión y de espera de la justicia divina, que han difundido en todo el mundo, no solo han sido piezas clave para acobardar a la población sino también evitar que la gente piense acerca de la manera de luchar para liberarse. La escuela también, con sus planes y programas repitiendo la ideología dominante que han ordenado los gobiernos, se ha sumado en parte a esos dos pilares de la ideología que ha dominado el país. ¿De dónde podrá surgir la ideología rebelde, crítica, de los niños y los jóvenes si por todos lados es bloqueada?

3. En México hay por lo menos 200 periódicos diarios en la capital y otros 500 en los 31 estados de la República; otras 200 estaciones de radio y unos 30 canales de televisión. Todos ellos propiedad privada en manos de 50 de los hombres más ricos de México con los que los gobiernos siempre han negociado en condiciones de esclavos o, por lo menos, de subordinación total. Se rigen estos medios por las condiciones que impone el mercado, es decir, quienes pagan la publicidad diciendo lo que quieren y lo que no; imponiendo la ideología que les conviene y prohibiendo la que no les agrada.Precisamente por este control ideológico mis dudas sobre cambios importantes en México, en beneficio de los más pobres y miserables, me hace pensar en 100 años más.


4. El caso de que hayan votado 32 millones de electores por López Obrador no quiere decir que los 32 millones hayan cambiado de pensamiento capitalista o neoliberal. Nada de eso. Votaron por AMLO porque ya estaban hasta la madre, es decir, cansados, de PRI, PAN, PRD y confiaron en quien había sido defraudado en 2006 y 2012 y continuaba terco recorriendo todo el país y que ningún candidato en toda la historia había hecho. Pero la ideología del 98 por ciento de ellos sigue siendo capitalista y neoliberal. Me pregunto: ¿en caso de un golpe de Estado contra López Obrador (probablemente se prepara por los grandes millonarios y el imperio) saldrá el pueblo a las calles para reinstalarlo como sucedió con Chávez en 2002 y probablemente con Evo Morales? (17/XI/19)

http://pedroecheverriav.wordpress.com
alterar26@gmail.com

El litio-golpe de Bolivia con la bendición de la OEA y Estados Unidos

Bajo la lupa
Oportunidad para mineras

Foto
▲ BLOQUEO CONTRA EL PUEBLO. La policía boliviana bloqueó ayer la carretera Sacaba-Cochabamba para evitar que los partidarios del presidente en el exilio Evo Morales lleguen a la sede del gobierno. Las autoridades reconocieron que han muerto ocho civiles en las manifestaciones.Foto Ap
Mas allá del abordaje sociologista ultra-reduccionista sobre el golpe de Estado policiaco/militar/mediático en Bolivia, con bendición de Estados Unidos y la OEA–con sede en Washington y cuyo 60 por ciento de su presupuesto es financiado por Washington–, surgen sus profundas razones en el análisis geopolítico multidimensional que trasluce un litio-golpe (https://bit.ly/2NQomfI).
Desde el 8 de octubre, Behind Back Doors explayó los preparativos del golpe de Estado, con coartada de fraude electoral (https://bit.ly/35iR27h), para derrocar al gobierno anti-neoliberal de Evo Morales con la ayuda de los evangelistas (20 por ciento de la población).
Dejo de lado la mórbida personalidad del líder cívico de Santa Cruz, el gasero-financiero Luis Fernando Camacho, miembro de la logia Los caballeros del Oriente y exhibido como narco-lavador en los Panama Papers, junto al fascista peruano Mario Vargas Llosa (https://bit.ly/2qlJOAf). También soslayo la todavía más vulgar personalidad de la proclamada presidenta Jeanine Áñez, elegida por ocho diputados sin quorum: entronizada por el ejército y con una Biblia evangelista en la mano, cuyo sobrino Áñez Dorado libra una condena por narcotráfico en Brasil (https://bit.ly/357y7vW).
Dos meses antes del golpe, Ivanka, asesora e hija de Donald Trump, visitó Jujuy (Argentina), frontera con Bolivia, y pletórica en litio, donde prometió 400 millones de dólares para las rutas del litio (https://bit.ly/33TsTDZ). El 75 por ciento de las reservas globales de litio se encuentran en el triángulo Bolivia/Chile/Argentina que son motivo de la codicia geoestratégica de las superpotencias debido a su uso para las baterías de los carros eléctricos y los teléfonos inteligentes.
La firma del gobierno de Evo Morales con China de un contrato por mil millones de dólares para explotar el litio indispuso a Estados Unidos, con quien la nación asiática libra una guerra comercial (https://bit.ly/33UkH6l).
A las trasnacionales mineras anglosajonas de Estados Unidos y Canadá, que controlan a la OEA, les indispuso todavía más el lanzamiento del carro eléctrico Quantum de fabricación totalmente boliviana: una asociación de la estatal Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) con Quantum Motors, de Cochabamba (https://bit.ly/2KqNury).
El golpe de estado abre de par en par a las mineras anglosajonas el Salar de Uyuni en Bolivia, la primera reserva global de litio (https://bit.ly/2KtSMCn). Según Common Dreams, el golpe viene menos de una semana después de que Evo Morales frenó (sic) el acuerdo para la extracción de litio con la firma alemana Acisa debido a semanas de protestas en la región de Potosí –cuya población exigía menos desventajas– que contiene “entre 50 y 70 por ciento de las reservas mundiales de litio en el Salar de Uyuni (https://bit.ly/2OklGpD)”.
El gobierno antineoliberal de Evo Morales había ya molestado a las trasnacionales gaseras/petroleras/acuíferas, debido a su exitosa nacionalización del gas/agua/electricidad/mineras/ telecomunicaciones, lo cual le procuró el segundo mayor crecimiento económico de todo el continente americano frente al artificial primer lugar de Panamá, especializado en el blanqueo financiero.
Hace dos años Stratfor publicó, la CIA en las sombras de las trasnacionales, y advertía el “empoderamiento de la revolución global del litio (https://bit.ly/32U3B72)” cuando la demanda de baterías de litio-iónico continuará a crecer, mientras Bolivia podría perder (sic) su oportunidad la próxima década para llenar las brechas del abastecimiento global del litio.
¿El pesimismo de Stratfor, en referencia a Bolivia hace dos años, se debía al gobierno nacionalista y anti-neoliberal de Evo Morales? En 20 años la producción de litio se ha triplicado y se espera que se duplique su demanda en 2025. Una cosa es tener las mayores reservas del mundo, el caso de Bolivia, y otra cosa es exhibir su producción, donde vienen a la cabeza Australia, Chile, Argentina y China. También hace un año, Laura Millán Lombrana de Bloomberg, aseveraba el casi imposible (sic) sueño del litio de Bolivia (https://bloom.bg/2QrsjJu). Ahora sus golpistas neoliberales pueden cumplir el sueño posible de las trasnacionales mineras anglosajonas.
Facebook: AlfredoJalife

Crímenes de odio: el efecto Trump

Editorial La Jornada


Tres años de normalización y promoción del racismo, la xenofobia, la homofobia y otras formas de intolerancia desde la Casa Blanca se reflejan en el informe acerca de crímenes de odio publicado por la Oficina Federal de Investigaciones estadunidense (FBI): mientras entre 2017 y 2018 el total de estos delitos registró una disminución marginal de 0.77 por ciento, aquellos cometidos contra personas de origen hispano (es decir, hispanohablantes o sus descendientes, sin importar su procedencia) se dispararon 41 por ciento, mismo aumento que experimentaron los dirigidos contra miembros de la comunidad de la diversidad sexual.
Para realizar su reporte, el FBI define un crimen de odio como un delito contra una persona o propiedad motivado en todo o en parte por el prejuicio de un delincuente contra una raza, religión, discapacidad, orientación sexual, etnia, género o identidad de género. La distinción entre los ataques contra las personas y las propiedades resulta significativo, pues en el periodo estudiado la aparente reducción en el conjunto de estos crímenes se ve opacada por el aumento de 12 por ciento en los ataques dirigidos contra las personas.
Si estas cifras son en sí mismas alarmantes, lo es más el subregistro existente en el estudio que realiza la agencia de seguridad: dado que el informe se elabora a partir de los datos proporcionados por las oficinas estatales y locales de policía, y que éstas no se encuentran obligadas a llevar un conteo de los crímenes de odio, 85 ciudades de más de 100 mil habitantes se negaron a ofrecer información o dijeron que en sus jurisdicciones no se cometió ningún delito de este tipo. Dos estados completos, Alabama y Wyoming, afirmaron que en 2018 ningún crimen de odio tuvo lugar en sus territorios, aserto del todo inverosímil si se considera que el primero de ellos es bastión histórico de grupos del supremacismo blanco. Para dimensionar de mejor manera el problema de los crímenes motivados por prejuicios puede recurrirse a la Encuesta Nacional de Victimización del Departamento de Justicia, que los estima en 250 mil al año.
Como refleja el último dato mencionado, los crímenes de odio son un atroz elemento de la cotidianidad de una nación que nunca ha emprendido un esfuerzo serio y creíble de memoria histórica que ponga a sus ciudadanos blancos ante la realidad de que el país actual se construyó sobre una sucesión de crímenes a gran escala: el exterminio sistemático de la población nativa, que constituye uno de los mayores genocidios de la historia mundial; el tráfico y esclavización de millones de seres humanos de piel negra, así como la segregación legal de que fueron objeto tras abolirse formalmente la esclavitud; la explotación en condiciones indistinguibles de la esclavitud de decenas de miles de inmigrantes chinos durante la segunda mitad del siglo XIX, o las leyes que hasta un momento tan reciente como 2003 criminalizaban cualquier expresión de la sexualidad distinta de la hegemónica.
En suma, la irrupción de Donald Trump en la vida política estadunidense no creó los prejuicios que ponen en peligro las vidas de millones de ciudadanos, pero su discurso y sus actos sí han envalentonado a los sectores más retrógradas de este país al brindarles un respaldo institucional e incluso jurídico que amenaza con llevar los crímenes de odio a niveles de verdadera epidemia. La posibilidad de que el republicano consiga relegirse el año próximo vuelve temible este riesgo.

El golpe se preparó desde la embajada de Washington en La Paz


Foto
Preocupación tras la sonrisa del mandatario aymara durante el encuentro.
Caí en la trampa fraguada en la mentira, reconoce el mandatario

El político describe cómo operó la DEA en el agro boliviano para atacar la revolución democrática. Denuncia que hay conspiraciones para arrebatar al país sus yacimientos de litio. Cita que uno de sus pecados en el ejercicio del poder es que un indio sea el que libere el crecimiento económico de su país 

El golpe contra Evo Morales se preparó desde la embajada de Estados Unidos en Bolivia. Con la mirada ensombrecida, el presidente en el exilio, acepta: Caí en la trampa.
Es muy temprano. El termómetro dice que apenas se rozan los 10 grados. Evo Morales está resguardado en un pequeño salón, desde donde apela a su memoria reciente: Me acuerdo perfectamente que había una reunión con los movimientos sociales conocidos como Conalcam (Coordinadora Nacional para el Cambio), donde están cerca de 40 dirigentes nacionales o cerca de 40 organizaciones nacionales representadas por sus presidentes o ejecutivos que plantearon cómo modificar la Constitución para una nueva relección. Yo dije: esa no es mi propuesta; ustedes discutan, lo mejor que puedo hacer es acompañar con juristas si es viable, y asintieron, y ese referendo para que se consultara justamente para modificar la Constitución, ahí empezó una guerra sucia con base en la mentira, la encabezó la embajada de Estados Unidos.
–¿La posibilidad de la cuarta relección le abrió también las puertas a Estados Unidos para que metiera las manos en Bolivia?
–Faltando casi dos meses para las elecciones, convoqué al encargado de Negocios de la embajada de Estados Unidos, y le mostré como con cargos de la embajada iban a algunas regiones a chantajear a los compañeros del campo. Les decían: No voten por Evo, no apoyen, si no apoyan, si no votan ni apoyan a Evo, les vamos a hacer calles pavimentadas. Esa vez el encargado de Negocios me prometió que no se iban a meter en la política.
“A todos les sorprende que ya casi cumplí 14 años y ahí viene el golpe. Estuvo bien organizado, bien planificado, bien financiado por grupos violentos. Han pagado a pandilleros y drogadictos. No sé de dónde viene tanta plata para ­financiarlos.
“Contrataron hasta a los albañiles. Como obreros de la construcción ganan al día como 100 o 120 bolivianos, pero les pagaron 300 por armar la violencia. En las universidades chantajearon a los estudiantes con notas buenas. Yo tengo oficiales de las fuerzas armadas, de mi equipo de seguridad que están en la universidad, y les dijeron que si iban a los bloqueos, a la conspiración, a la agresión, iban a pasar el curso. Que si debían tres materias con la violencia contra el gobierno, contra Evo, contra la lucha de la revolución democrática, iban a pasar el curso. Y se sumaron a esa conspiración por notitas, y por platita.
“Hemos demostrado con documentos las nuevas habilidades de Estados Unidos. No hay DEA [la agencia antidrogas estadunidense], la echamos, y no hay otras agencias de intervención y espionaje, pero tienen otras formas. Te cuento un recuerdo que tengo: conocí a unas chicas del llamado Cuerpo de Paz en el Valle Boliviano, Cochabamba; creo que hacían un programa social interesante. Les pregunté que por qué no lo llevaban a otras partes, por ejemplo del Altiplano. Me dijeron: ‘Evo, ahí esta la DEA; nosotros no podemos estar’, y eso era porque la DEA estaba con los mismos cuerpos de paz, bajo el pretexto de la lucha en contra del narcotráfico.
Foto
Evo Morales Ayma, presidente Bolivia en el exilio, 
ayer durante la entrevista con La Jornada.
Foto Luis Castillo
“Antes los expulsábamos; ahora se disfrazan y no se ven de frente; en este momento se organizan por grupos. Evidentemente los ex gobernantes –parece referirse a Carlos Mesa, su oponente en las elecciones y una de las cabezas visibles del golpe–, la policía, las fuerzas armadas, han sido miembros de esa agencias de espionaje de represión, de implementación de políticas apegadas a los designios de Estados Unidos, y así se ha formado su base para poder conspirar.”
Entonces, Evo Morales pone en claro la razón de la ambición, o cuando menos la de mayor importancia por el momento. Si el nombre del golpe está en la embajada de Estados Unidos, el apellido es litio.
Poco antes de las elecciones presidenciales, Ivanka Trump visitó la localidad de Purmamarca, en el noroeste de Argentina, en los límites con Bolivia, parte conocida como el triángulo del litio, porque también abarca a Chile. El triángulo del oro blanco concentra 75 por ciento del total de ese elemento en el mundo.
No obstante, Bolivia concentra casi la totalidad del metal que parece ser unos de los elementos más importantes para el futuro del mundo. Nosotros hemos empezado a desarrollar la industria del litio, pero hay políticas de privatización, asegura. También hay conspiraciones de los grandes monopolios que quieren adueñarse del metal.
Entonces, había signos que avisaban de las amenazas contra la presidencia de Evo Morales. ¿No resultaba muy arriesgado tratar de quedarse en el poder? Los avisos parecían claros.
Con la mandíbula apretada, el presidente en el exilio acentúa: Con anticipación prepararon este golpe. Fue un golpe totalmente diferente. En verdad espero que no sean todas las fuerzas armadas las que hayan participado, sino los comandantes. Usan a las fuerzas armadas para meter balas al pueblo. Cuando llegué al gobierno las fuerzas armadas apenas tenían un helicóptero. En nuestra gestión tienen 25 helicópteros. Hemos equipado a las fuerzas armadas, pero no para que estén en contra del pueblo.
–¿Los ejércitos de hoy son garantes de la democracia? Parece que ahora, como en los años 70 del siglo pasado el ejército va en contra de los gobiernos electos...
–Estoy convencido de que no son garantes. Apoyan las políticas neoliberales. Están con los sectores oligárquicos. Eso sorprende. Las fuerzas armadas tenían una buena imagen. Lamentablemente esas buenas imágenes se van al tacho [recipiente de latón, usado para lavar pisos].
Ponchos rojos
–Ustedes tienen a los ponchos rojos. Son un grupo interesante, beligerante. Hoy están en la calle coreando la consigna de ¡Ahora sí, guerra civil!
–El comportamiento de los policías está llevando a que el pueblo también se organice. Me sorprende el planteamiento de guerra civil, porque si las instituciones como las fuerzas armadas no garantizan la democracia, eso significa que se va a obligar a que el pueblo se arme. No lo quisiéramos. Yo no lo quiero personalmente, pero si nacen estos grupos, así como plantean la guerra civil, será por culpa, primero de la derecha-derecha y, segundo, de esos comandantes que no garantizan la democracia. Por supuesto, los pueblos tienen derecho a liberarse.
Después de que llegué a México, escuché todo mediante mensajes, videos, redes sociales. Vi cómo el pueblo va organizándose, y a los ponchos rojos, su trayectoria de lucha contra el colonialismo, contra el intervencionismo, contra el militarismo, es histórica. En mis tiempos contra el neoliberalismo. Son actores junto al pueblo alteño, junto al movimiento campesino. Están movilizados con bloqueos contra este golpe de Estado, hasta acabar con esta dictadura.
–A todo eso me refería cuando le preguntaba si había algún mensaje, alguna enseñanza para Latinoamérica con este golpe.
–En Bolivia lo que hemos visto, lo que hemos vivido es que instituciones como la policía está sólo al servicio de grupos oligárquicos. Hugo Chávez tenía en su policía, sus fuerzas armadas y organizó las milicias armadas. Cuando usted me pregunta sobre los ponchos rojos, quién sabe si algunas fuerzas sociales sean la base para convertirse en milicias, o que el pueblo también tenga su grupo organizado, armado, legal. El pueblo no quiere a las fuerzas armadas en la ciudad, por que son cómplices del golpismo.
Evo Morales señala que se va a tener un debate importante en el Foro de Sao Paulo. Tanto eventos antimperialistas, eventos de solidaridad, de autodeterminación de los pueblos. Eso va a provocar un debate: cómo el pueblo tiene que organizarse en dos líneas. Líneas de comunicación, redes sociales, pero también quién da seguridad a los gobiernos progresistas o gobiernos de izquierdistas, o gobiernos ­antimperialistas.
Ahora Morales sorbe jugo de naranja, parece más relajado. Habla de lo que él llama sus pecados: “¿Sabe? No se aceptan nuestras políticas económicas, sociales, programáticas, liberandonos de las políticas impuestas por el Fondo Monetario Internacional, sin el Banco Mundial. Eso no lo aceptan. Mi peor delito es liberarnos, no solamente en la parte social y cultural, no solamente en la parte ideológica, política, sino también en la parte económica. El crecimiento de Bolivia sorprende a todo el mundo. Se han implementado programas sociales, algunas políticas económicas que no quiere Estados Unidos; como a ellos les encanta el imperialismo y el capitalismo. Ese es el pecado que tiene Evo, el presidente del campo.
“Pasamos de un Estado colonial a un Estado plurinacional con una economía plural, donde el Estado encabeza la inversión, acompañado por el sector privado, pero también por los sectores asociativos como cooperativas, empresas comunitarias, familiares. Los primeros años de nuestra a gestión, los privados no lo aceptaban. Estuvimos desahuciados, pero como nuestro modelo económico empezó a crecer, ellos mismos tuvieron que reconocerlo. Algunos empresarios me dijeron: ‘Presidente, con su proceso hemos mejorado nuestra economía, hemos crecido, mejor que con muchos partidos de derecha’.
“Algunos sectores privados no estan de acuerdo, por eso digo que es cuestión de clase. ¿Cómo es posible –se pregunta– que este indio, que los indígenas puedan demostrar que hoy Bolivia está mejor?”
–Usted, con sus programas sociales sacó de la pobreza a muchos bolivianos que se convirtieron en una clase media que ahora rechaza su forma de gobierno. ¿Qué piensa de eso?
–Ese es el otro pecado que tengo. Hemos implementado programas sociales para las familias más humildes. ¿En qué consisten los programas? Una familia, una persona hace un proyecto productivo. Por ejemplo, cuesta mil dólares. El Estado le dona 70 por ciento. Son programas para liberar la pobreza. Cerca de 3 millones de bolivianos subieron de clase pobre a clase media, y ahora tienen otras expectativas. El pecado de Evo es que sea un indio el que libere el crecimiento económico. ¡Cómo un indio va a saber esto! Ya se sienten clase media, ahora se dan cuenta de que en verdad son clase media,pero muchos clase media son clase a medias. No aceptan que los sindicalistas e indígenas podamos demostrar que Bolivia tiene mucho futuro. Yo vengo de las luchas sociales, de las familias más humildes. Yo no vengo desde el altiplano boliviano al oriente boliviano de Chapare a hacer política, ni a ser sindicalista, sino a mejorar la economía.
Luego me pregunto: ¿Por qué he llegado a la Presidencia sin formación académica? Fue gracias a la verdad y gracias a la honestidad. Nadie me puede acusar de corrupto. Robar, jamás.
Aprender
–Tengo la idea de que el gran ­problema de la izquierda es que no sabe educar a su gente, que ha dejado la educación a los medios de comunicación electrónicos, por ejemplo. ¿Es así?
–Sí, tienes mucha razón. A veces son temas de gestión, descuidando la ideologización de los nuevos líderes. No vengo de talleres o seminarios de ideologización, sino de marchas, de congresos, de encuentros permanentes. Eso para mí es otra forma de aprender. Yo escuchaba, por ejemplo, al Partido Comunista de Bolivia. Si no pasas por la juventud comunista no eres militante. Descuidamos la ideologización por repasar el pasado, esa ha sido otra debilidad.
–¡Qué contradicción! A final de cuentas con su proyecto se estuvo alimentando a la derecha.
–Sí, se puede entender así. Ahorita me doy cuenta, con las reflexiones, con las preguntas que me haces, que con las políticas económicas hemos alimentado al sector privado para que algunos de ellos conspiren. No creo que sean todos. Las nuevas generaciones tienen que caer en la cuenta de quiénes son los enemigos. El capitalismo y el imperialismo no les garantizan el futuro.
–Y hablando de futuro, ¿no ve mucha sangre en las calles de ­Bolivia?
–Eso quiero evitar. Por eso me salí. Desde México estoy pidiendo pacificación. Pido la intervención de las Naciones Unidas, la intervención de la Iglesia católica.
–¿Pero, usted aún cree en eso?
–De alguna manera, para bajar a tensión. No toda la Iglesia católica es mala. Nos ha sorprendido el comportamiento de algunas iglesias evangélicas, pero también hay buenos, como los metodistas. En fin, tiene que haber un diálogo nacional, tiene que haber participación de los organismos. El pueblo está movilizado para que Evo termine su gestión.
Ahora que la OEA también es golpista, ¿a quién debemos llamar para buscar una mediación? Serán las Naciones Unidas. Se necesita un garante de que haya diálogo, que vuelva la democracia y que acabe mi gestión, y si ellos no quieren que tenga relación, no la tengo, pero tienen que entender que la primera tarea es pacificar.
Evo Morales viste una chamarra de franela a cuadros. La entrevista ha terminado, pero dice que el gobierno de México, de López Obrador es de esperanza y reitera que le salvó la vida.
Luego apura una sonrisa para las cámaras, gesto que cambia por el de preocupación cuando las lentes ya no le apuntan. Yo viajaba mucho, todo el tiempo, ahora me siento encerrado y con un apretón de manos se despide con la idea de regresar muy pronto a su Bolivia.

Foto Luis Castillo
Periódico La Jornada